Pizza

Esta es la peor pizza que puedes encontrar en un supermercado

La OCU ha valorado una de las pizzas analizadas como un producto poco saludable y de mala calidad

Imaginaos que habéis invitado a casa a vuestros amigos y no queréis complicaros mucho la vida con la cena,  o no queréis gastar mucho dinero, pero que, aun así, el menú le guste a todos los paladares. Tus problemas se resolverán con ir al supermercado y comprar unas pizzas, un plato preparado que ha sido el éxito de muchas reuniones en hogares españoles.

La pizza, uno de nuestros platos favoritos

Para muchos, las pizzas son un producto fundamental en sus frigoríficos para esos días en los que da pereza hacer la cena o la comida. No obstante, el consumo de este plato  no debería convertirse en una rutina, ya que es un artículo ultraprocesado, preparado a base de harinas refinadas, grasas saturadas y, en la mayoría de ellas, de carne procesada. 

Los datos extraídos de las investigaciones de consumo realizadas en el 2018 por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, han revelado que  la pizza es el segundo plato más consumido por los españoles después de la ensalada verde.

 

 

A parte, La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha elaborado una lista en la que se clasifican 16 pizzas preparadas que se pueden encontrar en los supermercados. Teniendo en cuenta su  sabor, su calidad nutricional, la cantidad de aditivos y sus etiquetados, la entidad ha señalado las mejores y también  las peores  que se pueden comprar en los diferentes establecimientos.

La inmensa mayoría de estas pizzas  analizadas han superado la prueba de  la OCU. El organismo ha puntuado a la mejor con una puntuación de 70 sobre 100. El resto tienen una nota más mediocre y tan sólo una suspende:  La pizza de jamón y queso de Mamma Mancini, la marca blanca de los supermercados Aldi.

Una pizza deficiente

La pizza de jamón y queso de Mamma Mancini ha recibido la peor nota,  tanto por la información de su etiquetado, como por la degustación, su calidad nutricional y hasta su cantidad de aditivos. En su conjunto, este  plato preparado  ha obtenido un pésimo 42 sobre 100, y por eso, la  OCU lo ha tachado de  producto de mala calidad.

Según la asociación de consumidores y usuarios, las pizzas no son, en ningún caso, un artículo interesante, ya que todas suspendieron en mayor o menor medida debido «al valor nutricional de las pizzas que son alimentos calóricos, con un contenido de grasa considerable, muy ricas en grasas saturadas y con bastante sal», explica  la OCU.

La pizza de Aldi suma hasta 215 kilocalorías por cada 100 gramos y la entidad ha valorado su contenido de grasas saturadas y de sal  en una cantidad media. Este producto ha situado al artículo de  Mamma Mancini en la categoría D del sistema de Nutriscore, es decir, en la sección de productos poco saludables.

La clasificación de la degustación de este producto también resulto ser nefasta. Los investigadores de la OCU que probaron la pizza le otorgaron una nota media de 39 puntos sobre 100.

La información de su etiquetado fue un poco mejor, pero, aun así, no llegó al aprobado. Este plato se vende refrigerado en Aldi  y, cada una de ellas, tiene un peso de 400 gramos y un precio total de 1,87 euros.

De todas formas, si tenéis la intención de consumir  este tipo de productos,  y ya que las pizzas  acostumbran a venderse muy  baratas, lo mejor es inclinarse por las de marca: cuestan poco más de 2 euros y seguro que tendrán un mejor sabor.