Verduras carne pescado quesos huevos patatas recurso

Las 10 claves para evitar intoxicaciones alimentarias según la OCU

Los datos oficiales han revelado una mayor incidencia de intoxicaciones por consumo de alimentos en el hogar durante esta temporada de verano

La OCU ha ofrecido las 10 claves principales para evitar una intoxicación alimentaria. Durante el verano y con la llegada de las vacaciones, las costumbres, los horarios y algunas medidas de higiene se descuidan.

Estos deslices junto con la aparición de las altas temperaturas pueden provocar un aumento en el crecimiento de microorganismos en los alimentos  y generar, con una mayor frecuencia y gravedad, intoxicaciones alimentarias. Por este motivo, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)  ha brindado diez claves para evitar este tipo de intoxicaciones alimentarias.

Intoxicaciones alimentarias

Normalmente la proliferación de estos gérmenes que produce estas intoxicaciones  se genera por la combinación de estos tres factores:

  • Elevada temperatura: la mayoría de las bacterias se reproducen de forma óptima a 37º. Para dificultar su proliferación se deben mantener por debajo de los 5º aquellos alimentos que deban estar refrigerados y, por otro, alcanzar al menos los 65º durante dos minutos al cocinarlos.
  • Nutrientes y humedad: donde hay restos orgánicos, si además hay humedad, es más fácil que se reproduzcan los gérmenes.
  • Tiempo: algunas bacterias se dividen muy rápidamente, y en poco tiempo pueden alcanzar un número lo bastante importante como para provocar daños en el consumidor.

10 principios básicos de seguridad alimentaria

Así que, con el objetivo de evitar que las bacterias peligrosas se multipliquen y lleguen a nuestros alimentos, la OCU  ha destacado que se debería mantener una correcta higiene y una correcta manipulación de alimentos con el fin de poder reducir el mayor riesgo posible. Para ello, pues, la entidad ha indicado estos 10 principios básicos para garantizar una mayor seguridad alimentaria:

  1. Extrema la higiene personal. Lavarse cuidadosamente las manos si se va al baño, si se tocan animales, plantas, tierra etc. Y siempre antes de manipular alimentos.
  2. Después de cocinar, refrigerar la comida cuanto antes, no dejarla a temperatura ambiente, ya que es la más peligrosa. 
  3. Si se sale al campo o la playa, llevar la comida en recipientes muy limpios y herméticamente cerrados. Mantener fresca la nevera o cesta con la comida, con acumuladores o una bolsa de hielos, o refrigerar con agua del mar o río.
  4. Las sobras de comida, a la nevera… o a la basura.
  5. Dejar los alimentos tapados y bien protegidos: así se evitarán las visitas de los insectos que pueden transmitir la intoxicación.
  6. Evitar la contaminación cruzada: tablas, platos o cubiertos que se hayan usado con alimentos crudos, no utilizar otra vez con los cocinados sin haberlos lavado. Usar cubiertos limpios al servir las salsas, ensaladas o guisos.
  7. Recalentar solo la porción que se vaya a consumir.
  8. En la compra, dejar para el final los alimentos que necesitan refrigeración y darse prisa para volver a meterlos en frío.
  9. Tener especial cuidado con los productos con salsas, con mayonesas, con los asados y con las preparaciones que incluyan alimentos cocinados y crudos a la vez.
  10. Si se está en un lugar donde el agua no ofrece garantías mejor que se tome embotellada y sin hielo. Tener cuidado en ese caso también con las verduras frescas y los moluscos.

¿Cómo actuar ante una intoxicación?

Si con todo y con eso, se sufre una  intoxicación durante esta temporada de verano, la clave para combatirla es la rehidratación. En esa situación se debe tomar suero comprado o un preparado alcalino casero (con un litro de agua, 1/2 cucharadita de sal y 1/2 de bicarbonato sódico, dos cucharadas de azúcar y el zumo de un limón).

Si durante el procedimiento los vómitos cesan, hay que ir empezando a comer algo: una dieta blanda y astringente basada en arroz cocido, patata o zanahoria cocida, caldos o sopas suaves etc, y solo cuando estos alimentos se toleren bien se podrán ir introduciendo otros comestibles.

En el caso de que el afectado por intoxicación  sea un niño, un anciano o una persona de riesgo y no mejorase en 12 horas se tendría que ir al médico, de la misma manera que si la fiebre es más alta de 38 grados o si la diarrea o los vómitos son sanguinolentos.