Hormigas en la esquina de una habitación

La OCU da las claves para acabar definitivamente con las hormigas, cucarachas y otros insectos

La Organización de Consumidores y Usuarios ha revelado las claves definitivas para eliminar los insectos de nuestro hogar

La Organización de Consumidores y Usuarios  ha revelado las claves  definitivas  para eliminar los insectos de nuestro hogar. En verano, la presencia en las viviendas de algunos  insectos se hace especialmente notable. La época de calor es la favorita de los mosquitos, hormigas y cucarachas, entre otros.

En esta temporada se pueden observar muchas armas para acabar con los «bichos»: pulseras y cremas repelentes, insecticidas en spray o de enchufe, ultrasonidos, lámparas ultravioletas o trampas caseras, pero ¿de verdad son efectivos? ¿Son tóxicos?

Para descubrirlo la  Organización de Consumidores y Usuarios ha realizado un estudio y ha brindado varias soluciones efectivas para que todos estos insectos no acampen libremente en la casa o el jardín. A continuación, te dejamos diferentes trucos caseros de la entidad para decirle ‘goodbye’ a estos pequeños intrusos.

Primera clave: Descubre su acceso

Si se tienen  insectos  dentro de casa, la primera medida básica sería buscar el acceso de estos molestos bichos y sellarlo. Los nidos de las hormigas y cucarachas suelen estar en el exterior, o en las conducciones generales de la vivienda, y suelen entrar a las viviendas por pequeños resquicios que pasan desapercibidos o escapan a nuestra vigilancia, por ejemplo, detrás de muebles.

Las avispas, en cambio nos molestan en el jardín o en la terraza, aunque su nido igualmente suele estar en un resquicio de la construcción, como el alero o la caja de la persiana. En este caso, nunca se debe tapar el orificio de entrada al nido, ya que, las avispas podrían encontrar otra forma de hacerlo al interior de la vivienda.

Segunda clave: Limpieza y trampas

El segundo paso, consiste en recoger siempre cualquier resto de comida y ser muy escrupulosos con la limpieza, sobre todo, en la cocina y la despensa. Si no se aplican estas medidas de prevención puede llegar a convertirse en un problema, ya que estos insectos son sociales y se comunican entre ellos para informarse unos a otros de donde están las fuentes de alimento.

Según la entidad, las colonias de hormigas y avispas se fundan por una reina y la clave es actuar en el momento de la dispersión para atrapar a las reinas. Las cucarachas, en cambio, pueden criar todas las hembras y buscan tanto comida como agua en el interior de las viviendas, de ahí que se encuentren tan a gusto en cuartos de baños y alrededor de canalizaciones.

Respecto a las trampas, el trozo de carne en una botella, es el número uno por excelencia. Consiste en introducir un trozo de carne a la parrilla en una botella de plástico que se habrá rellenado de agua por debajo. A continuación, se corta la parte de arriba y se encaja de nuevo dada la vuelta como un embudo en el resto de la botella.

De esta forma el camino de entrada es fácil, pero será difícil acertar con el orificio de salida al estar el cuello al revés. Lo normal es que el insecto quede aturdido y acabe flotando en el agua.

Tercera clave: Insecticidas

Si se utiliza un insecticida es más eficiente que sea instantáneo para que los insectos  que se mueven atraídos por la comida y tengan una colonia ya establecida. Este tipo de producto, en lugar de ser cebos para atraer a las reinas, son trampas que funcionan a base de un insecticida mezclado que los diferentes insectos transportan al interior de la colonia donde, por error, envenenan a las larvas.

Termitas, carcoma y polillas

Las termitas forman colonias parecidas a las hormigas, pero su preferencia por las estructuras de madera pone en riesgo la estabilidad de las viviendas de este tipo. La carcoma es igualmente peligrosa en este sentido, ya que, aunque se trata de un escarabajo que no forma una colonia, la infestación puede ser igualmente grave y conviene acudir cuanto antes a un profesional.

En el caso de la polilla, una especie de mariposa, los daños los generan al asentarse en las prendas de lana de las que se alimentan las larvas. Para combatirlas se puede usar tanto un insecticida antipolilla como bolas o pinzas repelentes a este tipo de insecto.

Avispa asiática, galeruca del olmo o mariposa gamma, ¿qué hacer en caso de plaga?

En varios casos puede suceder que no sea una colonia aislada de  insectos, sino una verdadera plaga. En ese caso, lo realmente eficaz es que el ayuntamiento disponga de planes de desinsectación para controlar estas poblaciones y evitar que se conviertan en plagas, porque en tal caso, resultaría muy complicado para nosotros defendernos de ellas.

Algunas veces, aunque no suponga un riesgo, se anuncia la presencia de plagas simplemente porque la cantidad de individuos es tan grande que genera importantes molestias, como a veces ocurre con la galeruca del olmo o la mariposa gamma.

La OCU ha revelado que desde hace unos años también se ha ido extendiendo de forma imparable por todo el norte de la península la Vespa velutina, conocida como avispa asiática. Esta especie caza otras avispas al igual que también hace nuestro avispón, pero está teniendo consecuencias desastrosas porque se ha especializado en la captura de abejas y está provocando verdaderos estragos a los apicultores.

En España desgraciadamente mueren cada año de cuatro a cinco personas por picaduras de abeja o avispa. La picadura de la avispa asiática no es más peligrosa que la del resto de las avispas. No obstante, la proliferación desmesurada de nidos de velutina está exponiendo a muchas más personas al riesgo de la picadura y son los alérgicos, los que pueden sufrir una reacción fatal.