Imagen de archivo de varios huevos en un envase

El motivo por el cual los huevos deben estar en la nevera

Te revelamos la razón por la que los huevos necesitan estar refrigerados en nuestro hogar

Con los cambios de temperatura en las diferentes estaciones, se nos vienen un montón de preguntas a la cabeza cuando pensamos en dónde debemos guardar los huevos que compramos en el súper.

A muchos de nosotros en un momento dado nos puede parecer una cuestión que tiene poco margen de discusión, pero en realidad genera bastante polémica.

Y es que hay alimentos que puede que metamos siempre en la nevera de forma automática, sin plantearnos su motivo como, por ejemplo, la fruta.

No obstante, también existe el grupo de personas que ponen el grito en el cielo cuando escuchan algo así y argumentan que hay que conservar la fruta en la despensa, protegida del calor, pero sin estar refrigerada. Pero, ¿qué sucede con los huevos?

Los huevos

Al parecer, todos guardamos los  huevos en lanevera de forma casi automática. Pero, ¿te has preguntado alguna vez el motivo? ¿por qué, si en el supermercado están a temperatura ambiente, nosotros tenemos la manía de meterlos a la nevera? 

Pues bien, la verdad es que los que se empeñan en guardar a temperatura ambiente los huevos solo son los supermercados de nuestro país. Lo curioso es que en otros lugares, como Estados Unidos, no ocurre así y los huevos están junto con los demás productos refrigerados. 

Pero dejando de lado a Estados Unidos, volvamos a intentar resolver el motivo por el cual los huevos pasan de estar perfectamente fuera de la nevera en los supermercados y, en casa, su 'hábitat' es la nevera. ¿Dónde se deben guardar en realidad?

Huevos: ¿En la nevera o en la despensa?

Según explica 'La Gulateca' del medio 20 minutos, la verdad es que los huevos no necesitan el frío, no obstante, sí que tienen que estar en una temperatura de forma constante para que, así, la cáscara no se condense. 

Si no cuentan con esta temperatura de forma constante, las bacterias externas podrían penetrar en el interior del alimento y esto podría provocar intoxicaciones. 

De hecho, según explica la directora del  Instituto de Estudios del Huevo, María del Mar Fernández, para el medio 'ABC', «cuando se pasa del frío al calor, lo normal es que se condense agua en la superficie, como un yogur o una fruta. En el huevo es muy peligroso porque tiene una capa porosa y permitiría que cualquier contaminación del exterior, al humedecerse, pasara al interior del huevo».

Por lo tanto, si los  huevos se vendieran refrigerados en el supermercado, en el camino del súper a casa ya podrían haber un cambio de temperatura que podría provocar este peligro. 

Por ello, tampoco es válido dejarlos unas horas encima de algún lugar y después cocinarlos. Lo suyo es sacarlos de la nevera y cocinar justo en el momento. 

Cómo guardar los huevos

Si te estás preguntando cómo debes conservar los huevos  dentro del refrigerador, también tenemos una respuesta para ti. Según explica el Instituto de Estudios del Huevo, los huevos se deben conservar «mejor en su envase y en un estante del refrigerador».

Además, no recomienda ponerlos en el compartimento indicado para huevos, puesto que «es la parte con mayores saltos de temperatura».

En cambio, si se dejan en el envase, los huevos estarán protegidos tanto de cambios de temperatura como de golpes, olores y contactos con otros productos.

Caducidad de los huevos: ¿cuánto duran?

Si ya guardas los huevos en la nevera pero no sabes exactamente cuánto tiempo pueden permanecer en ella, que sepas que los huevos pueden permanecer en el refrigerador más de 28 días.

Según indica la página web del Instituto de Estudios del Huevo, se trata de la fecha del 'consumo preferente' que en ocasiones, se confunde con la de caducidad

«Esta fecha de consumo preferente (no es fecha de caducidad) es como máximo de 28 días desde la fecha de puesta. Indica el tiempo en que los huevos se pueden considerar huevos frescos porque, bien conservados, mantienen su calidad y seguridad» explica el Instituto.

Huevos frescos: cómo identificarlos

Si no sabes cómo identificar los huevos frescos, el Instituto de Estudios del Huevo también lanza unas recomendaciones para distinguirlos.

Según explican los expertos, los huevos muy frescos cuentan con una clara consistente, «en la que se distingue claramente una zona alrededor de la yema más gelatinosa y consistente, sobre la que flota la yema, que tiene silueta de semiesfera».

Según se puede leer, los  huevos  son más frescos en el momento de la puesta y, éstos se catalogan como categoría A en la norma de la UE, «calidad de cáscara, de clara y yema». 

Por su parte, también indica que, al cascar un huevo que no es fresco, la yema parece «más aplastada y con poco relieve, rodeada por una clara en la que no se distinguen bien las dos zonas» puesto que la clara ha perdido consistencia.

«Por eso parece que el huevo se 'desparrama' por el plato» indican desde el Instituto de Estudios del Huevo. Si quieres conocer más datos sobre este alimento tan beneficioso, te animamos a que le eches un vistazo a la página web oficial del Instituto de Estudios del Huevo.