Imagen de archivo de una taza de café sobre una mesa

Lo que hay detrás del café descafeinado: ¿Es bueno para nuestra salud?

Durante años han ido apareciendo mitos respecto el café descafeinado y sus propiedades beneficiosas para la salud, pero, a continuación, te desvelamos la verdad

A continuación, revelamos la verdad sobre las propiedades del café descafeinadoEl ritual de beber una taza de café en las mañanas es una costumbre muy tradicional a la que recurren muchas personas para despertar con energía, ya que el café es uno de los estimulantes naturales más populares y, además, posee un delicioso sabor.

No obstante, en muchas ocasiones los amantes del café se ven en la necesidad de limitar su consumo, ya sea por ciertas preferencias personales o por cuestiones de salud.

Los mitos del café descafeinado 

Para estos casos el café descafeinado  es una de las mejores alternativas porque en cuestiones de sabor es prácticamente igual al normal, solo con la diferencia que se ha eliminado la cafeína.

Pero, aun así, en los últimos años se ha hablado mucho sobre los  efectos del consumo del café descafeinado, y han surgido varios mitos en torno a este tipo de productos que ponen en duda sus beneficios para la salud.

Por lo tanto, ahora la cuestión a resolver es: ¿el café descafeinado es malo para nuestra salud? A continuación, te lo desvelamos.

Mito 1. Cómo se elimina la cafeína

Uno de los mitos del  café descafeinado  tiene relación con su proceso de extracción. El método con el que se elimina la cafeína de los granos de café siempre ha generado desconfianza.

Según Cafegra, existen varios métodos de extracción y es cierto que algunos, por ejemplo, utilizan agentes químicos considerados potencialmente cancerígenos para el ser humano. 

Pero, entonces... ¿El café descafeinado es cancerígeno? Nada de eso. Y es que las temperaturas altas a las que se someten los granos de café en la fase de tueste hacen que estas sustancias se evaporen completamente, por lo que no queda rastro de ellas en el café.

Pero si, aún así no te fías, que sepas que existen otros procesos de descafeinización. Concretamente hay un sistema que utiliza anhídrido carbónico y que permite extraer la cafeína sin la necesidad de utilizar sustancias químicas.

Además, también existe otra variedad de café descafeinado natural  que contiene niveles de cafeína muy bajos (similares a los del descafeinado) y puede encontrarse en alguna torrefacción muy especializada.

Mito 2. El descafeinado tiene cafeína

Sí. El descafeinado tiene cafeína, pero solo 2 mg de cafeína, respecto a los 100 mg que tiene el café normal, según informa Cafegra. Y es que en la actualidad aún no existe ningún método que consiga eliminar del todo la cafeína.

No obstante, según se puede leer en Cafés Sabora, una taza de  café descafeinado (180 ml) contiene entre 0-7 mg de cafeína. Mientras que una taza de la misma proporción de café regular contiene entre 70-140 mg de cafeína (aunque esto depende según la variante de café que se utilice y el método de elaboración). Según 

Por ese mismo motivo, aunque una variante de café descafeinado pueda llegar a contener algo de cafeína, suele ser una cantidad muy pequeña que normalmente pasa desapercibida.

Mito 3. El descafeinado no tiene sabor

Otro mito que influye en la percepción que tenemos de esta bebida y que ha ido metiéndose en la cabeza de la población es la afirmación de que  el café descafeinado no tiene sabor.

Sin embargo, es la cafeína en sí la que no contiene sabor. Algunos de los métodos que se utilizan para descafeinar eliminan compuestos importantes que, junto con la cafeína, crean el sabor. Por lo tanto, el descafeinado tiene mucho más sabor que una taza de café normal.

Las verdaderas propiedades del café

Lo que es realmente cierto es que el café descafeinado contiene beneficios para nuestra salud. Esta bebida descafeinada está llena de antioxidantes y algunos nutrientes.

Entre los principales antioxidantes que el café descafeinado aporta se encuentran los ácidos hidrocinámicos y los polifenoles, unos compuestos que se relacionan con grandes beneficios para neutralizar los compuestos reactivos llamados radicales libres, y que se asocian con un deterioro significativo en la salud.

Además, entre los beneficios del café descafeinado se ha comprobado que también es antiinflamatorio, antimicrobiano, antitumoral y ayuda a mantener bajo control la diabetes de tipo 2.

También ayuda a la demencia y la progresión de la enfermedad del Alzheimer y, en general, ayuda a prevenir el envejecimiento de las células cerebrales.

Por lo tanto, ha quedado demostrado que, si se consume en las dosis adecuadas (2 o 3 tazas al día), el café descafeinado aporta beneficios a nuestro organismo, ya que los aceites naturales segregados por los granos durante la extracción de la cafeína tienen muchos efectos positivos.

Entonces… ¿El café es malo?

Obviamente, no. El café descafeinado fue muy juzgado en el pasado, pero realmente resulta una gran alternativa como sustituto del café normal. Además, se relaciona con buenos  beneficios para la salud que, en gran parte, se deben a su poder antioxidante y otras sustancias activas.

Beber café es un buen hábito que llena de energía y, aparte, funciona como un buen aliado en el control de la diabetes, protege al sistema cardiovascular y tiene propiedades anticancerígenas.

Además, estimula al metabolismo, promueve la pérdida de peso, mejora el rendimiento cognitivo y físico y disminuye la depresión. Esto siempre y cuando se controle su consumo y no se superen las dos/tres tazas al día.