Mujer ordenando ropa

Cómo ordenar tu armario definitivamente

Tener un armario organizado tiene muchos más beneficios de los que crees

Probablemente durante la cuarentena organizaste toda la habitación y el armario. Puede ser que incluso te deshicieras de algunas cosas que no necesitabas y descubrieras otras que hacía mucho tiempo que no te ponías y te encantan. Pero ahora, con la nueva normalidad, has empezado a salir y el orden ha desaparecido.

logo Instagram¡Síguenos en Instagram! 📸 Las fotos y tus notícias preferidas en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Quizás tu habitación la has podido mantener bien, pero el armario imposible. Sin querer has vuelto a desordenar todo y ya no hay vuelta atrás. Si te encuentras en esta situación no te preocupes, tiene fácil solución. Pero también debes saber que es probable que no hubieras colocado todo de manera correcta y que, por eso, ahora te ha sido muy complicado dejarlo intacto.

Por eso te damos la guía perfecta para que puedas ordenar tu armario de manera sencilla y efectiva, y que esta vez sea la definitiva y consigas mantenerlo ya para siempre.

Beneficios de tener el armario ordenado

  • Mantendrás el orden con poco esfuerzo
  • Tendrás localizadas todas tus prendas
  • Encontrarás aquello que buscas mucho más rápidamente
  • Evitarás comprar cosas que no necesitas, porque serás más consciente de lo que tienes
  • La ropa estará más cuidada
  • Te será más sencillo decidir tu estilismo por la mañana
  • Genera limpieza emocional

Pasos para ordenar el armario

  1. El primer paso y esencial es ordenar toda la habitación para poder proceder a la organización del armario. Si tienes la habitación desordenada, la cama sin hacer y las cosas por el suelo será un auténtico caos.
  2. En cuanto todo esté ordenado, saca toda las prendas de tu armario y ponlas encima de la cama.
  3. Haz tres montones: lo que quieres conservar, lo que tienes dudas y lo que quieres donar
  4. Guarda en bolsas lo que quieres donar y sácalo de la habitación para tener más espacio en el momento del orden.
  5. Separa las prendas en las que tienes dudas y déjalas de lado de momento.
  6. Organiza lo que quieres conservar por montones según el tipo de prenda del que se trata y guarda en una caja las cosas que no son de temporada.
  7. Cuando tengas los montones según tipo de prenda, diferencia de la manera que te vaya más cómodo o prefieras, por ejemplo colores o estilos.
  8. Localiza las prendas que vayas a utilizar más y ponlas en el espacio que sean más accesibles. En las baldas de muy arriba o muy abajo mejor poner aquello que te pones ocasionalmente.
  9. Intenta que todas las camisas, blusas y vestidos estén colgados, y a poder ser los pantalones también. Eso hace que se arruguen menos y que no se desordene al sacar uno del montón.
  10. Cuando tengas todo colocado, céntrate en las prendas en las que tenías dudas. Pruébatelas y decide teniendo en cuenta toda la ropa que ahora ya sabes que tienes en el armario.
  11. Coloca la que definitivamente te quedas según la misma técnica que has utilizado para el resto, y pon en bolsas la que has decidido que no quieres.
  12. Cuando esté todo el armario ordenado, coge las bolsas para donar y decide a quién quieres donarlas o dónde quieres llevarlas. Hazlo a poder ser el mismo día o uno o dos días después. Así evitarás tenerla por la habitación o arrepentirte de haberte deshecho de algo.