Mujer en la cama tapándose con las sábanas

Rutinas para tener energía por la mañana (más allá del café)

Consigue activarte enseguida con estas 5 claves

Con la vuelta a la rutina, sobre todo después de haber estado de vacaciones haciendo horarios muy diferentes a los habituales, cuesta especialmente levantarse con energía por la mañana. Si formas parte del grupo de personas que no son nadie hasta que se toman su primer café del día, seguramente la cafeína te ayude a superar este momento, pero nunca conviene ser esclavo de nada.

Es precisamente por eso (y porque también hay mucha gente que no toma café o quiere dejar de tomarlo) por lo que es esencial conocer diferentes maneras de tener energía por las mañanas, que se pueden mantener en el tiempo y convertir en rutinas saludables y muy recomendables.

5 claves para levantarte con energía

Deja las persianas sin bajar del todo

Este truco solo será apto para aquellos que se levanten cuando ya ha amanecido. Es muy recomendable no dormir con las persianas totalmente bajadas, a oscuras, porque entonces no sabes qué está pasando fuera, si sigue siendo de noche o no. Dejar que la luz natural te despierte será una forma muy agradable y suave de ir amaneciendo. Y es que la luz natural es capaz de estimular poco a poco la secreción de cortisol, la hormona responsable de nuestro despertar.

Apaga el despertador solo una vez

Si eres de esos que ponen el muchas alarmas y van apagándolas sucesivamente, estás perdiendo mucha energía de manera innecesaria. Apaga el despertador solo una vez y conseguirás levantarte de buen humor, sin tanto sueño y con una sensación mucho mejor. Si lo apagas muchas veces estarás confundiendo al cerebro y produciendo una inercia de sueño difuso que hará que te levantes mucho más cansado.

No hace falta desayunar enseguida

Si no tienes hambre nada más levantarte, no hace falta que desayunes. El cuerpo es sabio y nos pide comer cuando lo necesita, por lo que no debes forzarte cuando no te apetece. Seguramente al cabo de un rato o, como máximo, pocas horas, el cuerpo te pedirá desayunar, y entonces debes hacerlo con productos que aporten energía y vitaminas, como la avena, las frutas o el aguacate.

Bebe mucha agua

Se ha demostrado que la deshidratación puede hacer más difícil la puesta en marcha de nuestro organismo por las mañanas,y es que nuestro cuerpo lleva horas ayunando y sin agua. En ese sentido, es muy recomendable beber agua nada más levantarte. Cada uno escoge la cantidad dependiendo de sus necesidades, pero se recomiendan unos dos o tres vasos.

Haz algo de ejercicio

Si te levantas con tiempo y puedes hacer un rato de deporte será genial, pero si el tiempo es lo que escasea en tu caso, te recomendamos moverte un poco. Anda, haz estiramientos o incluso baila dos de tus canciones preferidas. Añade más movimiento a tu rutina mañanera, aunque sea muy básica, y conseguirás activarte enseguida.