Inspección de Trabajo detecta 4.000 'falsos autónomos' en Amazon

La grande de comercio 'online' se ha visto obligada a dar de alta a estos trabajadores

Fotografía de un centro Amazon
Amazon se ve obligado a dar de alta a casi 4.000 repartidores | AMAZON

Malas noticias para Amazon: la Inspección de Trabajo obligará a la plataforma de compra ‘online’ a contratar a más de 4.000 repartidores en España, después de que el sindicato UGT presentara una denuncia hace aproximadamente un año.

Por lo que parece, el Gobierno y el Ministerio de Trabajo se están esforzando en perseguir e investigar los contratos de falsos autónomos que fácilmente se pueden observar entre ‘riders’ y repartidores a domicilio. Los ‘falsos autónomos’ se pueden encontrar en plataformas como Amazon, pero también en Uber, Glovo o Deliveroo.  

Como consecuencia de esta investigación, se llegó a la conclusión de que Amazon utiliza una técnica de contratación irregular con sus repartidores, tanto en Barcelona como en Madrid. Por ello, se verá obligada a darles de alta en la Seguridad Social, además de pagar más de seis millones de euros por las cuotas que se han ahorrado en el pasado. 

El eslogan de Amazon para captar repartidores particulares (sin licencia) que se encarguen de entregar paquetes es simple y llamativo: «Solo necesitas tener un coche, un teléfono móvil y unas horas libres». 

Según explica el medio ‘Lainformación’, la investigación asegura que Amazon es quién determina todas las condiciones de los trabajadores: tanto las horas de trabajo hasta la retribución de estas (que serían un total de 14 euros brutos).

Así funciona Amazon

En 2017, Amazon se las ingenió para montar su propia red logística y, así, contratar sus propios repartidores para tener que prescindir de empresas como Seur, MRW o Correos. Amazon, según explica ‘lainformación’, empieza probando con ‘Logistics’, que subcontrata a empresas pequeñas. Después empieza con ‘Flex’, un sistema que ya había sido probado en Reino Unido y Estados Unidos.

Este sistema se basa en que Amazon asigna turnos de un máximo de cuatro horas, a través de su aplicación móvil. Cada hora, los repartidores tienen que entregar entre 10 y 15 paquetes, y lo que se llevan son 14 euros brutos. A esta cifra hay que restarle la gasolina o el ‘gasoil’, la cuota de autónomos y el desgaste del vehículo que el repartidor conduzca.

Por lo que, según calcula UGT, cada repartidor ganaría tan solo 5 euros netos por hora. Además, tampoco se incluye el tiempo ‘extra’ que el repartidor necesite para completar todas las entregas que Amazon le propone. 

Afecta a casi 4.000 empleados

Este servicio obtuvo éxito, y fueron muchas las personas que se unieron a él, pero las grandes empresas paqueteras acusaron a Amazon de competencia desleal, por lo que, en 2017, UGT presentó su primera denuncia, a la que se le fueron sumando varias más. Por estas actas presentadas, se abrió una investigación, cuya conclusión afecta a casi 4.000 empleados. 

Según explica ‘lainformación’, según fuentes sindicales, algunas de las actas tienen hasta 200 folios, y en ellas se puede leer que existen ‘numerosos indicios de relación laboral’ entre repartidores de Amazon y Flex. Uno de estos indicios es el control del servicio, ya que es muy exhaustivo. Entre estas ‘normas’ podemos encontrar que el repartidor puede ser sancionado a través del Código de Conducta de Proveedores de Amazon, y también la imposibilidad de rechazar un servicio. 

Ahora, Inspección de Trabajo ha obligado a Amazon a dar de alta a un total de 4.000 trabajadores del servicio ‘Amazon Flex’ que se encontraban como ‘repartidores autónomos’ pero que no lo eran, por lo que ha tenido que regularizar un total de 2.100 trabajadores en Madrid y 1.905 en Barcelona.


Comentarios

envía el comentario