4 errores que cometemos al intentar cenar ligero para no engordar

Son fallos que solemos cometer sin darnos cuenta

Fotografia de un plato con unos cubiertos y una cara triste dibujada en él
Aunque no lo parezca, estos errores son muy comunes | UNSPLASH

Existen muchos mitos alrededor de la cena perfecta para perder peso, y estos mitos son los responsables de que adoptemos malos hábitos alimenticios que, más que ayudarnos a llevar un estilo de más saludable, hacen todo lo contrario.

Según explica Letizia Carrera (nutricionista y directora del Centro Felicidad Carrera) para el medio Vogue, «por la noche quemamos menos calorías y, sin embargo, ingerimos más porque es nuestro momento de relax y nos cuesta ser más estrictos con la dieta. Si hemos estado todo el día fuera, o hemos comido algo rápido en la jornada laboral, la noche implica un espacio de mayor relajación y placer a la hora de sentarnos a la mesa. Y si no somos disciplinados, puede pasarnos factura con la báscula».

Para que evites cometer esos errores que están impidiendo que tus cenas te permitan llevar una dieta saludable, te traemos una lista de 4 de los errores más comunes que solemos cometer cuando intentamos cenar ligero.

1. Consumir refrescos 'light'

Muchos y muchas creemos que podemos consumir refrescos ‘light’ en vez de agua, y eso es algo que no deberíamos hacer si lo que queremos es mantener una dieta saludable. Los refrescos, además de que nos pueden generar más hambre y ganas de consumir ultra procesados, contienen edulcorantes y, tal y como explica para ‘Vogue' Natàlia Calvet, experta en hábitos saludables, «alteran nuestras papilas gustativas».

Además, «también parece que alteran la microbiota intestinal, que es básica para nuestra salud y bienestar. Si nos gustan, los dejaremos para el consumo ocasional». Como mucho, podríamos consumir agua con gas, ya que es más sana que el refresco y facilita las digestiones. 

2. Cenar tarde

Cenar tarde es una mala costumbre que tenemos la gran mayoría de la población. Tanto Calvet como Carrera coinciden en que hay que cenar «un par de horas antes de acostarnos».

Según explica Isabel Jimeno (del Centro Médico Felicidad Carrera) para Vogue, «Estudios con humanos realizados por la profesora Garaulet y sendos equipos de las Universidades de Harvard y Tufts, publicados en International Journal of Obesity, han comprobado que cuanto más temprano hagamos las comidas principales del día, más se reduce nuestro riesgo a engordar». La hora ideal para cenar, apuntan algunos expertos y expertas, sería las 8 de la tarde. 

3. Cenar solo frutas o verduras

‘Yo ceno una manzana y un plátano, y ya está’: seguro que se lo has escuchado decir alguna vez a alguno de tus amigos o amigas. Pero lo cierto es que es algo que no se debería hacer si no la acompañamos de algo de proteína como podría ser las legumbres, el atún o el pollo. 

Muchas cuentas de Instagram se dedican, hoy en día, a dar consejos para seguir una dieta saludable, publicando, también, las cantidades de carbohidratos, frutas, vegetales y proteínas que deberíamos consumir en nuestras comidas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Healthy (@healthy30__) el

4. Cenar poco 

Otro falso mito. A veces, creemos que cenar poco nos ayudará a no engordar o a compensar las comidas que hemos consumido a lo largo del día. Los expertos y expertas siempre hacen especial hincapié en que no depende de la cantidad que comamos, sino de los alimentos que consumamos.

Y es que, según explica ‘The British Journal of Nutrition’ (Universidad de Cambridge), de momento no existen evidencias que confirmen que cenar poco ayuda a adelgazar. Obviamente, tampoco es aconsejable pegarse un atracón, pero eso es algo que puedes remediar si meriendas algo a media tarde. Aunque, como siempre decimos, cada cuerpo es un mundo, y si lo que quieres es bajar de peso, te aconsejamos que consultes a un experto para poder acordar una dieta que se adapte a ti.


Comentarios

envía el comentario