Dibujo representando los signos del Zodiaco occidental con un bolígrafo allado

¿Qué son los signos fijos en el zodiaco?

Cuáles son estos cuatro signos y qué características tienen.

Dentro de las ciencias que estudian el destino de la humanidad a través de la posición de los astros se distinguen tres modalidades de los signos zodiacales, y que dividen a los doce horóscopos en tres grandes grupos: los signos fijos, los mutables y los cardinales.

Esta distinción permite encontrar en ese grupo de signos una serie de características comunes, aunque luego, cada horóscopo tendrá sus propias virtudes y defectos.

¿Cuáles son los signos fijos?

Tauro, Leo, Escorpio, y Acuario son los signos fijos, y preceden a los citados signos cardinales, que son aquellos que se hallan en los cuatro extremos de los puntos conocidos como equinoccios y solsticios del círculo zodiacal.

Así, los signos fijos se hallan en la mitad o el apogeo de las cuatro estaciones anuales, la Primavera, el Verano, el Otoño y el Invierno, cuya fecha de inicio varía según el hemisferio terrestre en el que nos encontremos.

¿Qué características tienen los signos fijos?

En grandes rasgos, podríamos señalar que son signos estables y de ideas fijas; una virtud que tiene sus pros, pero también sus contras. Por ejemplo, son testarudos, y cuando una idea se les mete entre ceja y ceja será muy difícil hacerles cambiar de opinión. Eso no resta para que la paciencia sea otra de sus virtudes. Tienen una especie de miedo a los cambios; son amantes de la constancia.

Para ellos la rutina es magnífica, una zona de confort de la que preferirían no salir por norma general, y desde ella luchan para cumplir sus objetivos en la vida. En general, Leo, Escorpio, Tauro y Leo son personas extremistas que son incapaces de ver una escala de grises; para ellos, las cosas son blancas o negras,  y no hay más opciones. Así, o adoran u odian algo, sin medias tintas.