GEMINIS
Amigos pasándolo bien

Géminis: Vida y familia de este signo del zodiaco

Descubre cómo es en su vida familiar y cómo vive sus relaciones personales de amistad y pareja

Te descubrimos cómo es Géminis en su vida personal, cómo son las relaciones familiares y de amistad de los gemelos del horóscopo, así como la forma de llevar las relaciones de pareja para el tercer signo del Zodiaco.

Regido por el planeta Mercurio, el mensajero de los dioses, confiere de grandes dotes comunicativas, habilidad para la negociación y también para el comercio a este signo de aire, el cual encuentra en los viajes cortos y en los encuentros cara a cara su oportunidad perfecta de expresar su luz.  Lo suyo son las habilidades sociales y lo sabe utilizar con maestría con su amplio entorno social.

Pero no es oro todo lo que reluce, así que no olvidemos que entre las características de Géminis también están sus dos caras. Te contamos todo sobre la vida de este zodiacal.

La vida de Géminis        

Hombres o mujeres, ¿qué importa el género en este caso? La vida de Géminis es tremendamente inquieta, curiosa e interactiva.  No desaprovecharán la ocasión de sacar su lado más sociable y exprimir la oportunidad de conocer a gente. Su mente no para, y ellos tampoco.

Cuentan con una gran habilidad para la comunicación, principalmente oral, aunque complementan con su nutrida gestualidad teatral su tremenda expresividad.  Lo que no te consiga transmitir un Géminis cuando habla, pocos signos lo conseguirán.

Hay quienes lo consideran el rey de la fiesta, pues en poco tiempo consigue hacerse con todas las personas que están en su entorno. Sus amplios intereses y sus habilidades sociales le facilitan ese intercambio tan fluido con el que conquista de manera sumamente natural.

Familia y amigos

Para hablar de sus relaciones sociales, la familia y amigos de este zodiacal, resulta esencial recordar que Géminis es el primero y mejor representante de los tres signos de aire, completando el trío de este elemento junto a sus hermanos Libra y Acuario. Los nacidos bajo este horóscopo llevan la esencia del propio viento corriendo por sus venas: son inquietos, ingeniosos y volubles, se les conoce por ser un torbellino mental lleno de ideas que expresar  (aunque no siempre capaces de concretarlas) y se muestran como espíritus creativos cuyo espíritu comunicativo se convierte en sello de identidad.

Como el viento, encuentran sentido a su existencia en la realización de sus viajes cortos y frecuentes, representando el movimiento de su propio elemento, el aire. Aunque quien dice viaje dice vivencia, pues si bien no es tanto el peso del desplazamiento en sí como la relevancia que adquiere en su vida el experimentar situaciones de intercambio con otras personas.

Las reuniones familiares y los eventos sociales concurridos, en los que establecen múltiples interacciones con unos y otros, serían un claro ejemplo de esto. Por ello podríamos decir que Géminis representaría perfectamente los arquetipos del comerciante o de hábil relaciones públicas de la rueda zodiacal.

Pero no olvidemos que los gemelos del Zodiaco esconden en su vida la dualidad de su personalidad: cuentan con una doble cara, casi una doble identidad, pues les caracterizan aspectos tan distintos en sus dos posturas que parecerían radicalmente opuestas entre sí. De ahí que puedan pecar de mentirosos más a menudo de lo que querría su entorno próximo (e incluso más de lo que a ellos mismos les gustaría). Por ello, en ocasiones, los familiares y amigos de Géminis dudarán de su credibilidad y de la consistencia de su confianza.

¿Cómo son las relaciones de pareja para Géminis?

Si te preguntas cómo es Géminis en el amor y cómo se desenvuelven en sus relaciones de pareja, comencemos por mencionar un requisito esencial de la persona que lo conquistaría: Debe tener unas altas habilidades lingüísticas y variados temas de conversación con los que alimentar su insaciable apetito comunicativo. Vamos, una mente atractiva para que todo lo demás en esa persona adquiera sentido para él.

Por eso suele ser complicado llegar a cautivar (realmente) el corazón de una persona Géminis: el hilo conector será la palabra en su versión más exquisita, hábil o ingeniosa, pues si algo adora este signo es poder pasar horas y horas conversando. ¿Y qué mejor forma de conocer de verdad a la persona con la que compartir su vida que charlando de mil y un temas, y filosofando profundamente?

Sus “múltiples caras” lo convierten, más que ningún otro signo, en alguien auténticamente polifacético, y sus intereses tan variados hacen que resulte complicado satisfacer sus deseos de intercambiar conversación con una única persona… salvo que esa persona sea como él: con una mente tan inquieta y su necesidad de cambio constante. Por esa razón, Géminis requiere una pareja acorde y casi hecha a su medida.

Esta persona debería mostrarse activa y adaptable a sus cambios de planes, como si de una veleta mecida por el viento que sople a cada instante se tratara. Alguien que a su vez le permita explorar libremente donde la curiosidad le arrastre, sin dramas ni celos… por eso es mejor abstenerse las personas posesivas o excesivamente intensas emocionalmente si no quieren sufrir en esta relación.