CAPRICORNIO
Signo de Capricornio con fondo negro estrellado

El eclipse cerrará una historia - Horóscopo Capricornio, lunes 30 de noviembre de 2020

En tu interior resuena la energía de la alegría y ello atrae la fresca brisa del optimismo

Amor

Es una jornada de lunes en la que algunos nativos se sentirán inquietos por sus ideas y sus necesidades intelectuales y olvidarán la importancia de los asuntos del corazón.

Muchos nativos están intentando dar un cierre a problemas familiares que los mantienen agobiados sin terminar nunca de lograr un entendimiento con sus seres queridos. 

La sensación de soledad  puede ser muy frustrante si no escuchan lo que resuena en su interior. La verdadera alegría está  dentro tuyo, Capricornio. Nadie mejor que tú conoce el optimismo que resuena cuando conectas con tu alma.

Evita por todos los medios a esas personas que sabes que no te quieren bien. Eres muy susceptible de ser influenciado por tus enemigos.

NO TE LO PIERDAS 🔴 : ¿No nos sigues aún en nuestro grupo de Facebook de Capricornio? HAZ CLICK AQUÍ y no te pierdas tu predicción favorita

Trabajo

Desde bien entrado en día reconocerás que algo ha llegado a su culminación en el mundo laboral. El eclipse de la Luna en Géminis influencia tu vida profesional y te provoca la necesidad de actuar de un modo certero frente a un asunto que cambiará las dinámicas de tu profesión.

Si estás en busca de un nuevo empleo hoy no es un día apropiado para entrevistas ni encuentros grupales en los que tengas que lucir tu capacidad de oratoria. Por el contrario podrías mostrar un perfil de personalidad que tiene poco que ver con la verdad.

El número de la fortuna para este lunes es el 21, esta cifra representa en el tarot al arcano “El Mundo” que simboliza el éxito y la alegría de obtener todo lo que necesitas de tu entorno material.

Salud

Para este último lunes del mes de noviembre los astros te impulsan a darte mucho más descanso y cuidados para evitar atravesar un momento de debilidad física. Eres muy fuerte y siempre cumples con todas tus obligaciones por ello nadie te cree capaz de sentir abatimiento o cansancio pero es necesario que percibas los límites que el cuerpo te señala.