Pau Donés en un photocall con un gorro

Sara, la mujer en el corazón de Pau Donés que le enseñó a querer

El artista de Montanuy vivió sus últimos meses rodeado de su familia y sus amigos más cercanos

Se cumple justo el  primer aniversario de la  muerte de Pau Donés. Tras una dura lucha contra un cáncer de colon, el vocalista de ‘Jarabe de Palo’ falleció el 9 de junio de 2020.

A pesar de las adversidades el artista trató de verle siempre el lado positivo a la vida. El tumor día a día le fue ganando la batalla, pero nunca le borró la sonrisa.

Su familia, su mejor medicina

Durante cinco años, el cantante tuvo que lidiar con la enfermedad. Fueron muchos los que en ese tiempo apoyaron a Pau Donés. Sus amigos y su familia se volcaron de lleno en el vocalista de ‘Jarabe de Palo’.

No obstante, hubo una persona que no se separó de él en ningún momento. Su hija Sara fue, sin duda alguna, el «gran amor» de su vida. Juntos hacían un tándem perfecto y no quisieron estar distanciados en los últimos meses de vida de Donés.

Durante sus 17 años, Sara ha preferido mantenerse siempre en un discreto segundo plano. El rostro conocido era su padre y ella se mantenía al margen de esta popularidad.

En los dos últimos años de vida de su progenitor, ambos tomaron una difícil decisión. Padre e hija se fueron a vivir juntos a California.

En el estado americano disfrutaron de su pasión por la música y del mar. Juntos compartieron sus vivencias día y noche al otro lado del charco.

En 2018, tras sufrir una recaída del cáncer de colon, Pau Donés decidió cambiar drásticamente el rumbo de su vida. Se apartó de los escenarios e invirtió todo su tiempo en ver crecer a su hija Sara.

Esta experiencia le ayudó a componer su último trabajo ‘Tragas o escupes’. Este disco fue un canto a la vida y, sobre todo, un agradecimiento a sus más allegados en forma de música.

Siempre será su «gran amor»

Para el artista Sara lo era todo. «Mi hija me ha enseñado esto, a tocarnos, a besarnos, a abrazarnos... a decirnos que nos queremos», señalaba el artista en el documental ‘Eso que tú me das’.

«Me ha enseñado a decir ‘te quiero’ con corazón y mirando a los ojos. Me ha enseñado a querer y a demostrar cómo querer», confesaba.

Tal era el cariño que se tenían que el vocalista de ‘Jarabe de Palo’ llevaba tatuado el nombre de su retoño en los nudillos de su mano izquierda. En la otra, podía leerse la palabra ‘amor’.

Lo cierto es que esta bonita relación no siempre fue tan idílica. El artista se convirtió en padre cuando tenía 30 años, en 2004, y se encontraba en un excelente momento profesional.

«Cuando ella nace yo me fui de casa, me fui de gira ocho o nueve meses seguidos», contó en una entrevista. Fue entonces cuando el cantante señaló que no supo tomar el rumbo que debía en aquel momento.

Años más tarde apreció el valor de la paternidad y «me volví cariñoso, amoroso, incluso pegajoso. Gracias a ella soy más fuerte, más persona, más feliz».

Durante los últimos meses de su vida, el de Montanuy quiso hacerle el regalo más preciado a su hija en forma de canción. ‘Eso que tú me das’ es una oda al amor eterno y fiel compañía de su primogénita durante su enfermedad.

Además, el artista quiso que ella estuviera presente en el videoclip de la canción. Fue entonces cuando Sara dejó de ser anónima y se convirtió temporalmente en bailarina.

A pesar de que le gusta el mundo de la música, ella prefiere mantenerse alejada de los focos. De hecho, según confesó su padre en una entrevista, la joven quiere estudiar medicina.

Quién sabe si en un futuro no muy lejano la joven podrá ayudar a personas que como su padre tienen que lidiar con esta dura enfermedad  desde su posición de médico.