Kiko Hernández, bajo la atenta mirada de Lydia Lozano, hablando por teléfono con Enrique Ponce en el plató de 'Sálvame'

'Sálvame', en la cuerda floja: Uno de los protagonistas ha mentido y ahora se sabe

El programa de 'Telecinco' la lía con su última invitada,que iba a dar todos los detalles sobre la separación de Paloma Cuevas y Enrique Ponce

La separación entre Paloma Cuevas y Enrique Ponce está dando mucho de sí. Tanto es así que hay algunos que se han querido subir al carro sin tener ningún tipo de escrúpulo. Esto precisamente fue lo que ocurrió a comienzos de esta semana en el programa ‘Sálvame’ de ‘Telecinco’.

El pasado lunes, el programa de ‘Mediaset’ presumió de contar con una fuente que iba a aportar nuevos datos sobre la ruptura más sonada de los últimos meses. Una mujer, a la que bautizaron como Rocío para no desvelar su verdadera identidad, prometió explicar nuevos detalles sobre la separación entre Paloma Cuevas y Enrique Ponce.

Con lo que no contaba esta señora era con la llamada sorpresa del torero al programa de ‘Mediaset’.  El plató se quedó en silencio para escuchar las palabras del diestro que no se había pronunciado todavía al respecto. Enrique Ponce pidió respeto, al igual que su ex pareja. En un comunicado conjunto amenazaban incluso con tomar las medidas oportunas en caso de ser necesarias.

Invitada a la fuga

Haciendo caso omiso a la advertencia, ‘Sálvame’ trajo a la tal Rocío hasta ‘Telecinco’, que lejos de hablar sobre la pareja decidió dejar al programa en la estacada. Y es que la entrada en directo del diestro para desmentir que conocía a la invitada de ‘Sálvame’ la puso más que nerviosa.

Tanto es así que la mujer optó por abandonar ‘Telecinco’. No sin antes encerrarse en un baño y acusar al programa de haber mostrado quién era. La verdad es que salió un par de veces, pero siempre desenfocada o de espaldas a la cámara. Todo apunta a que fue la excusa perfecta para salir lo más airosa posible de esta turbia historia.

No es la primera vez que ‘Sálvame’ se la juega y le sale mal. En alguna que otra ocasión ha invitado a personas que no tenían ningún tipo de credibilidad sobre el asunto a tratar, pero eso no les ha importado demasiado.

Alto y claro

El que sí quiso hablar fue Enrique Ponce. El torero fue tajante, respetuoso y no tuvo problemas en responder a las preguntas de Kiko Hernández.  Además, el diestro quiso dejar claro que conoció a Ana Soria hace dos meses, no año y medio como se ha dicho en los medios. Sobre su nueva pareja dijo que la dejasen tranquila que ya habían averiguado quién era.

Finalmente, el programa se quedó sin confidente, pero contó con la llamada de uno de los protagonistas indiscutibles de esta historia que tanto está dando que hablar.