Primer plano de Ana Obregón con mascarilla negra

Los padres de Ana Obregón reciben un mazazo para cerrar su año para olvidar

No corren buenos tiempos para la familia

Ana Obregón está en un proceso de su vida muy delicado, al igual que sus hermanos y sus padres que están totalmente destrozados. Tras el fallecimiento de su hijo Álex Lequio, la actriz se ha quedado totalmente hundida y más tras conocer una nueva mala noticia que incumbe a sus padres.

Tras unos meses guardando luto, Ana Obregón se armó de valor para comunicar que sería la encargada de dar las campanadas en TVE junto a Anne Igartiburu. La actriz quiere dedicarle ese momento a su hijo, y seguramente también a sus padres después de haber recibido una mala noticia respecto a sus negocios.

Durante estos meses Ana Obregón ha estado muy arropada por sus hermanas, y también por Alessandro Lequio, el padre de su hijo. El italiano ha ido a visitarla junto a su mujer, María Palacios, en varias ocasiones. Está claro que la vida les ha jugado una muy mala pasada, la peor de todas.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Para ellos la vida tiene que seguir, Alessandro continúa trabajando en ‘El programa de Ana Rosa’, mientras que Ana Obregón de momento tiene entre ceja y ceja las campanadas.

Lamentablemente se ha dado a conocer un nuevo problema que incumbe a la familia de Ana Obregón, concretamente a su padre, Antonio García. El padre de la actriz fue uno de los promotores inmobiliarios con más éxito de España, motivo por el que amasó una importante fortuna.

Antonio García consiguió ser un verdadero referente en aquella época. Su éxito fue absoluto y se convirtió en un gran hombre de negocios. El padre de Ana Obregón se hizo de oro gracias a los terrenos de La Moraleja, barrio que hoy en día es habitado por famosos.

Según explica ‘Vanitatis’, «Antonio reservó una parcela para él y su familia, donde construyó varias casas para tener cerca a sus cinco hijos: Ana, Celia, Amalia, Javier y Juan Antonio. Hoy todos ellos siguen en el negocio familiar».

Grandes pérdidas

Tras muchos años dorados llegó la crisis, que también afectó a este negocio, ya que su sector fue el más castigado por la profunda crisis económica. Tras haber tenido en propiedad varias empresas, el negocio de la familia se ha reducido a dos empresas del sector inmobiliario.

‘Vanitatis’ acaba de mostrar las cuentas actualizadas de estas dos empresas. Los datos no son nada buenos. Ahora mismo esto supone una gran preocupación para la familia, concretamente para los descendientes de Antonio García.

La vida les está golpeando de manera injusta. Una de las empresas, Promotorados SA, ha declarado pérdidas por valor de un millón de euros, una cantidad muy elevada. ‘Vanitatis’ ha dado a conocer estos datos nada esperanzadores para la familia García Obregón. Celia, hermana de Ana, es la actual presidenta de esta empresa. Tendrá que hacer muchos esfuerzos para recuperar todo lo perdido.

Respecto a Ana Obregón, el citado medio ha explicado que la actriz está desvinculada de la gestión de las empresas familiares, solo tiene un 10% del accionariado. Igualmente estaría muy preocupada por sus hermanos y por sus padres. El negocio familiar de toda la vida está en peligro. Un nuevo mazazo para la familia en un año para olvidar.

Respecto a la otra empresa restante, Niesa Nueva Inmobiliaria SA, tampoco llegan muy buenas noticias. La inmobiliaria pierde casi dos millones y medio de euros. No corren buenos tiempos en el clan García Obregón. La actriz en alguna ocasión ha mostrado en sus redes sociales imágenes junto a sus padres y a sus hermanos. Ana Obregón ha estado muy vinculada a su familia. Precisamente ahora en estos duros momentos tras la pérdida de Álex Lequio, la actriz ha encontrado en los suyos el mejor refugio posible.