Montaje con foto de Los Suaves y Ángel 'Gelo' Barrio

Muere de forma inesperada Ángel Barrio, de Los Suaves: segunda muerte en poco tiempo

La legendaria banda Los Suaves despide a Ángel 'Gelo' Barrio meses después de perder a su primer guitarrista

La mítica banda de rock Los Suaves vuelve a vestirse de luto por la muerte de uno de los suyos.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

Meses después de despedir al guitarrista Ángel Ruiz, la formación gallega dice adiós al que fue su batería durante muchos años.  Ángel ‘Gelo’ Barrio  murió ayer a los 70 años de forma inesperada. 

Así lo ha confirmado el bajista y fundador de la banda Charly Domínguez. ‘Gelo’ siempre tuvo problemas de salud y llevaba unos días ingresado, pero nada hacía presagiar el fatal desenlace. Con él se va otro miembro de la legendaria banda de rock que conquistó el panorama musical español en los noventa.

Los Suaves es la banda de rock más célebre de Ourense y de Galicia, y sin duda una de las más populares en toda España. ‘Gelo’ formó parte de una de las etapas más exitosas de la banda durante sus cuatro décadas de existencia. Su muerte ha causado una gran tristeza en el escenario musical español y gallego.

‘Bueno y con cara de bueno’

‘Gelo’ fue batería de Los Suaves durante los años noventa, una de las etapas más exitosas del grupo ourensano. Junto a otros percusionistas como Javier Domínguez y Tino Mojón, Ángel Barrio se significó como portento en la batería del grupo de rock. Llegó a la banda en 1988 y pronto se ganó el cariño y el respeto del público.

Foto de grupo de Los Suaves
'Gelo', primero por la derecha, con el resto de Los Suaves | AEP

Además de su talento musical, Barrio conquistó a sus compañeros y a los fans con una personalidad discreta pero amable. Su paso por la banda coincide con la explosión de Los Suaves como grupo de referencia del rock español. Su pérdida ha causado una profunda consternación por su dimensión artística y humana.

“Nunca lo veías enfadado”, recuerda hoy su compañero y amigo Charly Domínguez. En su triste despedida recuerda que “fue una persona buena y con cara de bueno”, una persona “que vivió por y para la música”. Su muerte se añade a la reciente tragedia de la banda por la muerte de su primer guitarrista, Ángel Ruiz.

Artista total y buen amigo

Charly Domínguez recuerda emocionado a su amigo, con el que compartió horas y horas de giras y conciertos en el apogeo de Los Suaves. El fundador del grupo recuerda su faceta más divertida, ya que era alguien muy vitalista que siempre gastaba bromas en el autobús. Por eso dejó una huella más allá de su calidad artística.

Ángel Barrio se formó como músico en los ambientes del jazz, género que dominaba a la perfección por encima de cualquier otro. Siendo un referente de la técnica de la batería de jazz no tuvo demasiados problemas en adaptarse a un nuevo género. El del rock, que en los años ochenta y noventa estaba en auge.

Portada del disco 'Maldita sea mi suerte' de Los Suaves
Portada del disco de Los Suaves con Gelo a la izquierda | Universal

Así fue como llegó a Los Suaves, la banda de Ourense que consiguió meterse entre los grupos más exitosos del panorama musical español. Con Barrio a la batería sacaron algunos de sus discos más célebres, como ‘Malas Noticias’ y ‘Maldita sea mi suerte’. En 2002 firmó su último trabajo con un recopilatorio.

Un músico muy querido

Ángel Barrio marcó el ritmo con la batería en los años dorados de Los Suaves, pero era querido más allá de sus habilidades. Los fans de la banda y aquellos que le conocieron guardan un buen recuerdo de él, ya que era muy accesible. Además de músico, ‘Gelo’ fue conocido por su faceta como hostelero.

Y es que el batería de Los Suaves no sólo deja un gran recuerdo en el mundo de la música sino también en la noche ourensana. Durante algunos años regentó el pub O Jato Negro, nombre asociado al emblema del grupo Los Suaves. También trabajó en conocidos locales rockeros de Ourense como el Trolebús o el Moruno.

Quienes le conocieron dicen que llevaba el rock en las venas y que siempre regalaba una sonrisa sirviendo copas detrás de la barra. A sus 70 años llevaba ya algún tiempo declinado de salud aunque su muerte ha llegado de forma inesperada. Un mazazo más para una banda de veteranos que se van yendo poco a poco.