Posado de Paloma Cuevas con gafas de sol

Movimiento de Paloma Cuevas: el divorcio con Enrique Ponce se pone feo

Paloma Cuevas ha decidido cambiar de abogado

El divorcio entre Paloma Cuevas y Enrique Ponce parecía ya un hecho, que llevaría poco tiempo y el cual ambos venían dispuestos a solucionar de manera pacífica y cuanto antes.

Todo apuntaba a que el divorcio iba a ser fácil, y los hechos avalaban esta hipótesis, pues ambos habían decidido que el mismo bufete de abogados llevara su divorcio, algo que ocurre por norma general en los divorcios que son de mutuo acuerdo.

Pero esto era hasta ahora, pues Paloma Cuevas ha decidido mover ficha y cambiar de estrategia: la cordobesa ha cambiado de abogado, y ahora cuenta con abogada propia especializada en Derecho de Familia. Este cambio de estrategia parece revelar que entre la expareja se habría producido algún tipo de desacuerdo en lo referente a su divorcio, y sobre todo a la custodia de sus hijas, pues según revela ‘El informalia’, ella tendría planes para llevarse a sus hijas fuera de España para comienzos del 2021.

El divorcio que no llega

A todo esto, se suma el hecho de que el divorcio a día de hoy sigue sin firmarse, cuando se preveía que en septiembre ya estaría todo zanjado. Parece ser que habrían llegado a un acuerdo de bienes ya, pero entonces, ¿Qué está retrasando la firma de los papeles? De momento no se puede saber mucho más respecto del escándalo que ha ocupado todas las portadas de este verano.

Y es que el secretismo y la discreción de Paloma Cuevas son máximos, una actitud de la cual ha hecho gala durante los últimos meses a pesar de las salidas de tono de su ex Enrique Ponce, que ha optado por adoptar la actitud contraria, y mostrar a todo su amor por la joven Ana Soria allí por donde pasa, con bailes y fotografías cariñosas publicadas en sus redes sociales, baños en alta mar, y cenas con los amigos de ella cual adolescente.

Pero el hecho de que el divorcio no esté firmado aún estaría tirando al traste uno de los planes que el torero mantiene con Ana Soria, que es casarse con ella, pues si mientras no exista un acuerdo de divorcio, no podrán se podrán casar ni siquiera por lo civil.

Mientras tanto, la pareja de enamorados espera en su nuevo nidito de amor donde se han instalado en Almería, una casa alquilada con vistas al mar donde dar rienda suelta a su felicidad.

 

Comentarios