José Fernando Ortega, fill d'Ortega Cano i germà de Gloria Camila

Más nubes negras sobre José Fernando Ortega: 'jarro de agua fría'

Peligra la salida del hijo de Ortega Cano del centro donde se encuentra ingresado

Una nueva preocupación se suma al extorero José Ortega Cano. Si hace unos días salía a la luz la angustia que existe por su delicado estado de salud, ahora un nuevo problema amenaza la estabilidad familiar. El marido de Rocío Jurado se ha puesto en manos de los médicos para solucionar unos problemas estomacales que arrastra desde que superó el coronavirus. Secuelas que han hecho mella en su ánimo y que esperan que no sea nada grave.

Mientras esperan las pruebas médicas, Ortega Cano se mostraba impaciente por la salida inminente de su hijo, José Fernando, del centro de desintoxicación donde lleva ingresado más de cuatro años. Los problemas con algunas sustancias provocaron que el hermano de Gloria Camila necesitara ayuda de profesionales y se decidiera ingresar en el centro psiquiátrico de San Juan de Dios, en Ciempozuelos (Madrid). Pero puede que ese reencuentro no pueda producirse.

José Fernando deberá acudir a los juzgados

El próximo mes de abril se tenía previsto que José Fernando Ortega abandonara por fin las instalaciones del centro psiquiátrico donde ha permanecido ingresado para superar sus adicciones. Sin embargo, tal y como publica la revista 'Diez Minutos' esa salida podría postergarse debido a los problemas judiciales que el hijo de Ortega Cano todavía tiene pendiente.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

El 19 de abril es la fecha en la que el joven deberá acudir al juzgado de lo penal del Jerez de la Frontera para declarar sobre unos hechos que tuvieron lugar en 2017 después de que quebrantara una orden de alejamiento interpuesta por Michu, su actual pareja y madre de su hija. La joven acudirá como testigo para defender a su novio, pero si finalmente es condenado, deberá seguir en el psiquiátrico.

Lo que ocurrió aquel día

La relación entre José Fernando y Michu siempre ha sido tormentosa. La pareja ha protagonizado varias peleas y han roto en numerosas ocasiones. Uno de esos enfrentamientos terminó con la intervención de la policía y una orden de alejamiento para José Fernando. En una de esas idas y venidas del inicio de la relación al centro de desintoxicación, Michu se quedó embarazada de José Fernando.

Durante el embarazo, Michu tuvo que ser ingresada en el hospital y el hijo de Ortega Cano decidió acercase a visitarla quebrantando así la orden de alejamiento. El joven se justificó afirmando que estaba preocupado por su hija: «Fui a visitarla porque estaba mal. Corría riesgo su salud y la de mi hija» dijo en aquel entonces.

Ahora ese quebrantamiento podría terminar provocando que José Fernando no pueda salir del centro psiquiátrico si finalmente acaba condenado. Aunque Michu declarará a su favor será el juez el que tenga la última palabra y decida si el hijo de Ortega Cano queda en libertad.

Sin ver a José Fernando desde el mes de diciembre

Este contratiempo judicial ha supuesto un duro golpe tanto para José Fernando como para el resto de la familia que esperaban con ganas la salida definitiva del joven al que no ven desde el pasado mes de diciembre. Fue con motivo del día de Navidad la última vez que José Fernando pudo abrazar a su padre.

Desde entonces, y como consecuencia de la pandemia, el centro decidió prohibir las visitas de los familiares en un intento de proteger a los internos. El hermano de Gloria Camila podía realizar videollamadas tanto con su familia como con Michu, pero nada reemplaza el calor de un abrazo. Una de las buenas noticias que han acontecido durante su estancia en el centro psiquiátrico es que José Fernando ha sido vacunado contra el Covid-19, lo que facilita el poder abrazar de nuevo a su familia sin miedo al contagio.