Los participantes de OT 2020

Los fans de OT, contra el programa: No perdonan los cambios

Los espectadores se han quejado en Twitter de un posible 'tongo'

Este año, ‘OT 2020’ se está convirtiendo en el centro de todas las polémicas. Si las ediciones pasadas del 2017 y 2018 tuvieron un gran éxito, a la de este año no paran de lloverle críticas y parece que esté maldita. Primero fueron las malas audiencias en una edición con poco gancho, luego el parón por el coronavirus,  y después una vuelta a la academia con reencuentro en directo fingido (los concursantes ya se habían visto antes).

La última polémica se ha desatado a cuenta de la gala 11 en la que se decidieron a los 3 primeros finalistas de una forma nunca antes vista y que no gustó nada a los espectadores, que lo han denunciado abiertamente en redes sociales, calificándolo de ‘tongo’.

La elección de los finalistas, nada transparente

La mecánica elegida cada año para este momento, era la de  asignar una puntuación a cada concursante por parte del jurado, de manera que los más votados se convertían en finalistas.

Pero este año, la decisión se ha tomado ‘a dedo’, como muchos señalan, pues el programa ha optado por hacer unas valoraciones sin puntuación que además se hicieron muy aburridas. Luego, el jurado dio cada uno un nombre, convirtiendo a Nia y Hugo automáticamente en finalistas, y dejando la otra decisión en manos de los profesores, quienes se decantaron por Eva como finalista, sin intermediación del voto del público en ningún momento.

Este hecho ha encendido las redes sociales, pues muchos consideran que la elección de los finalistas ha sido totalmente injusta, poco transparente, y sin contar con la opinión del público, que de haberlo hecho, hubiera elegido seguramente a otros concursantes, tal y como rezaban algunos comentarios en Twitter:

«Es que el mismo programa le quita mérito a la edición tomando decisiones como no hacer puntuaciones, se nota que si las hubieran hecho no tendríamos los finalistas que tenemos. Favoritos del programa vs los favoritos del público» o «Por cierto, y esto es en general: ha sido una de las galas pre-final más aburridas de la historia del programa. Por no dar, no han dado ni las icónicas puntuaciones. La edición está en piloto automático y me da mucha pena».

«Han hecho la final a dedo. Se han cargado las puntuaciones porque saben que así Mai sería finalista sí o sí. Quieren a las carpetas y Nia en la final», eran algunas de las quejas.