Álex Lecquio y Ana Obregón en una imagen de archivo

La foto de Ana Obregón con su hijo Álex en la que nadie se dio cuenta de un detalle

El amor que profesaba el joven por su madre, y viceversa, queda latente en cada foto del álbum familiar.

El fallecimiento de Álex Lecquio  el pasado 13 de mayo de 2020 tras dos años de lucha contra un extraño cáncer ha dejado desolado a sus padres. 

También toda España ha sufrido la pérdida de este joven a los  27 años de edad, un chico que hemos visto crecer a raíz de la fama televisiva de sus padres, dos de las figuras públicas más destacadas de nuestro país. 

Alessandro Lecquio, Ana Obregón y Álex formaban una entrañable  familia, muy unida y cariñosa. A pesar del divorcio de la pareja, los tres siempre mantuvieron una estrecha relación, dejando atrás posibles recelos o disputas.

El joven empresario era una persona muy familiar y su relación era muy estrecha tanto con su familia materna como con la paterna. 

Durante la lucha contra el cáncer, la familia estuvo más unida que nunca. Pudimos ver numerosas imágenes del  joven Lecquio siempre sonriente y cariñoso, rodeado de sus padres y otros familiares cercanos.

Obregón y Álex mantenían una relación muy estrecha

Sin embargo, había una relación que brillaba con luz propia. La de Ana Obregón con su hijo, un vínculo repleto de amor y complicidad. 

El amor que profesaba el joven por su madre, y viceversa, queda latente en cada foto del álbum familiar.

Ojos que se miran con ternura, manos que se acarician, brazos que protegen, sonrisas plenas y gestos cómplices son algunos de esos detalles que pasan desapercibidos pero son reflejo de la felicidad y el amor. 

Un detalle que, por ejemplo, ha pasado desapercibido es la gran cantidad de imágenes capturadas por paparazzis en las que  Obregón aparece fotografiando a su hijo. 

Siempre sonriente, la actriz no dudaba en  capturar esos instantes de felicidad con su hijo, sin saber que algún día tendría que enfrentarse a su trágica despedida.