Vanesa Martín con su guitarra durante una actuación

La divertida anécdota de Vanesa Martín el día que conoció a Salma Hayek

La malagueña ha confesado en 'El Hormiguero' cómo fue el encuentro con la actriz mexicana

Vanesa Martín ha conseguido atravesar las fronteras españolas con su música, contar con fans internacionales y dar conciertos con otros países. Y fue precisamente en una visita a Londres para ofrecer una actuación musical cuando tuvo un divertido encuentro con una fan muy especial: Salma Hayek

La cantante ha explicado detalladamente en 'El Hormiguero' cómo conoció a la actriz. Acababa de lanzar su disco 'Siete veces sí' y aunque estuvo a punto de rechazar la oferta por la visita de unas amigas, finalmente se presentó en la mansión que posee la mexicana en la capital británica con unos dulces muy selectos. 

«Estaba cantando en Londres cuando vino al camerino una directiva de Marvel que es muy amiga mía. Viene, porque estaban grabando allí y me dice: 'Han estado Salma Hayek y otra actriz que es muy importante, pero no puedo decir su nombre porque entonces reviento la película y es la primera vez que se juntan, a punto de venir a verte'». 

«Bueno, entonces han tenido un imprevisto de última hora y por eso no vienen, ¿no? Lo dije de broma claro», continuó contando Vanesa Martín, porque no se terminaba de creer lo que le estaban diciendo en aquel momento. 

El curioso encuentro de Vanesa Martín y Salma Hayek

Sin embargo, al día siguiente la directiva de Marvel llamó a la cantante. «Oye que Salma, como se ha quedado con ganas de ir a tu concierto, te quiere conocer», le dijo. 

«Ay mira, es que he quedado con unas amigas que han venido de sorpresa y vamos a ir al restaurante de Dabiz Muñoz, a lo que me dijo que fuera al té. ¿Pero a qué hora es el té?», respondió bromeando la malagueña. Tanto ella como sus amigas acabaron rápidamente la comida «por si era verdad que la estrella internacional las estaba esperando». 

Vanesa Martín se gastó 180 euros en los selectos dulces que llevó al encuentro con Salma Hayek para no llegar con las manos vacías. «Lo digo pero no quiero parecer una cateta. Pasteles de nivelazo. Compré de todo». 

«Total, que vamos en un coche mis amigas y yo pensando si era verdad o no. Compré unos pistachos de chocolate que se movían de un lado a otro y que colocaba en la caja todo el rato», siguió relatando. 

«Cuando llegamos, sale Salma y un muchacho y yo les saludo a los dos y les doy dos besos, que luego el joven era el de seguridad. Entramos en la casa, ponemos chocolates y mis amigas locas por comerse uno. Tomamos un vinito, hablamos mucho de música»: 

«Ella divertida, amorosa y muy especial, de estas personas que te hacen sentir muy bien y cómoda como si te conociera de toda la vida».

«Llegamos a la piscina cubierta en pleno Londres», explicó cuando Salma Hayek les mostró la mansión. «Fíjate, ella una mansión y yo una vespa, y de repente, me vi muy afortunada con la gira en Londres, aquí con gente increíble y miro que hay muchos hinchables y digo: 'Ay, como el mío' y Salma me pregunta '¿qué tienes una zona de baño interior?' y yo respondo: '¡no, un unicornio'!», desveló Vanesa entre risas. 

Salma Hayek en un photocall
Salma Hayek | GTRES