Dani Rovira en una imagen subia a su cuenta de Instagram.

El modo de Dani Rovira de detectar su cáncer y que le salvó la vida

El actor lo ha contado en una entrevista de Instagram con 'Imparables contra la leucemia' de la Fundación Josep Carreras.

Recientemente, recibimos la gran noticia de la recuperación de Dani Rovira tras una dura lucha contra el cáncer.

Al actor le diagnosticaron un Linfoma de Hodgkin que, a pesar de tener buen pronóstico por lo general, le supuso someterse a radioterapia y quimioterapia.

Dani Rovira cuenta cómo le diagnosticaron el Linfoma de Hodgkin

Después de seis meses de tratamiento, el actor ha querido contar cómo descubrió el bulto que posteriormente sería diagnosticado como cáncer.

Lo ha contado en una entrevista que le han realizado, a través de un directo de Instagram, desde 'Imparables contra la leucemia' de la Fundación Josep Carreras.

Resulta que el humorista detectó en su clavícula un «doble bulto» que llamó su atención. Lo consultó con una amiga doctora vía telefónica pero al ver que no remitía pasada una semana decidió acudir a su centro médico.

«El chivato fue una especie de doble bulto en la parte de la clavícula. Mi mejor amiga es médico, pero por muchas fotos que le mandara nunca se sabe. Me dijo: 'Si en una semana no remite, pueden ser mil cosas» explicó el actor en el directo.

En cuánto los médicos observaron el bulto supieron que podría ser algo grave y solicitaron más pruebas para poder dar con el diagnóstico.

Dani Rovira ha superado la enfermedad con optimismo y sentido del humor

A pesar de la terrible noticia, Dani Rovira recibió un buen pronóstico y se puso manos a la obra con los profesionales sanitarios. El intérprete de 'Ocho Apellidos Vascos' vivió todo el proceso con optimismo y haciendo alarde de su gran sentido del humor.

«No he vivido con miedo, pero sí con mucho respeto», ha querido aclarar en la entrevista que realizó desde Grecia. El actor ya se encuentra recuperado y no ha dudado en volver al trabajo tras acabar el tratamiento.

Dani Rovira agradece haber detectado la enfermedad a tiempo y nos trasmite la importancia de estar atentos ante cualquier cambio en nuestro cuerpo. La experiencia de Dani Rovira, sin lugar a dudas, se convierte en una gran lección que todos debemos aprender.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Lo siento, Zeus.

Una publicación compartida de @ danirovira el