Belén Esteban en el plató de 'Sálvame' en una de sus apariciones.

La foto por la que llaman 'mujer barbuda' y 'Curro Jiménez' a Belén Esteban

A la colaboradora de 'Sálvame' le llueven las críticas en las redes sociales por un problema estético

Tener vello facial es habitual en las mujeres, pero cuando aparece en las patillas o en la barbilla puede llegar a condicionar el día a día de algunas de ellas. Otras sin embargo, lo lucen sin ningún tipo de miramiento. Este es el caso de la colaboradora de ‘Sálvame’, Belén Esteban.

Meses después de mostrar una desafortunada fotografía con vello facial, la colaboradora de ‘Sálvame’ ha vuelto a subir un vídeo en el que se aprecia que el pelo continúa en su sitio. Con motivos publicitarios, para mostrar unos pendientes de sus amigas las mellis, Belén Esteban ha subido un vídeo a Instagram de sus orejas. En este primer plano se aprecia el mismo vello que por aquel entonces tenía en la zona de la patilla.

Como era de esperar, sus ‘haters’ no han tardado escribirle alguna que otra barbaridad. Entre los desafortunados apelativos destacan «Curro Jiménez» o «mujer barbuda». Sin embargo, hay otros más desagradables que es mejor no mencionar.

Belén Esteban luce pendientes de las 'mellis' en sus redes
Críticas por el vello facial a Belén Esteban | Instagram

Un tema tabú entre las mujeres

El vello facial suele ser un incordio, además, de un tema tabú. Es habitual hablar entre amigas y compañeras de depilarse las cejas e incluso el labio superior, más conocido como la zona del bigote. Pero cuando el pelo es más fuerte y abundante, y aparece en zonas menos habituales, como las patillas o la barbilla, muchas mujeres prefieren ocultarlo. En la mayoría de los casos, el aumento de vello facial puede deberse a desequilibrios hormonales. Esto es precisamente lo que podría suceder en el caso de Belén Esteban. Y es que la madre de Andrea Janeiro tiene problemas de diabetes desde hace muchos años.

Por el momento Belén Esteban no se ha pronunciado al respecto, ni parece que lo vaya a hacer. La colaboradora de ‘Sálvame’ está orgullosa se ser cómo es y no le preocupa lo más mínimo su vello facial, puesto que ni siquiera le ha puesto remedio en los últimos meses. Y es que como dice el refrán popular «donde hay pelo, hay alegría».