Raquel Revuelta en 'Ven a cenar conmigo'

La hija de Raquel Revuelta, en urgencias el día que su madre le daban un premio

La joven ha narrado la sucedido a través de sus redes sociales

Raquel Revuelta ha tenido un día de lo más intenso. La que fuera Miss España recibía este miércoles un importante reconocimiento por su larga trayectoria profesional en su ciudad natal, Sevilla. Revuelta acudía al Palacio de Exposiciones y Congresos para recoger el galardón acompañada de sus tres hijos: Miguel Ángel, Nicolás y Clausia Ula.

Sin embargo, durante la ceremonia sucedió algo que sin duda ha empañado este día tan especial para la modelo. Su hija Claudia, durante el banquete de la ceremonia, sufrió un pequeño percance mientras cenaba, algo que la susodicha se encargaba de narrar a través de sus redes sociales.

«Os voy a contar la última del día. Y por supuesto, me tenía que pasar a mí. Esta es una pulserita de urgencias. Y no hay cosa más tonta», comenzaba diciendo a través de los 'stories' de Instagram con un toque de humor.

«Se me ha clavado una espina del pescado. Le he dado un bocadito a la lubina. Pues nada, un bocadito y una espina clavada en la amígdala derecha», terminaba diciendo la joven una vez recuperada de este pequeño susto.

Pese a todo, Raquel Revuelta ha vivido este día tan especial rodeada de los suyos y con mucha ilusión por recibir un premio que venía de su ciudad. A lo largo de ese día, la modelo no dudó en relacionarse con las personalidades más importantes de Sevilla.

Y es que además de haber sido Miss España, Raquel Revuelta lleva ya más de 30 años al frente de la agencia Doble Erre y además es impulsora del Salón Internacional de Moda Flamenca, una cita que mueve millones de euros y que reúne a un gran número de diseñadores especializados en moda 'Made in Spain'.

Sin duda, se trata de un reconocimiento muy esperado por la empresaria, que tras recoger el premio no dudó en mencionar a su familia: «Al final lo que uno quiere en la vida es compartir las alegrías con sus padres, les hace más ilusión a ellos que al propio protagonista. Siempre buscamos su aprobación, hacer cosas para que se sientan orgullosos… Y luego en mis hijos y en el resto de mi familia».