Carmen Lomana no entiende cómo está actuando su amigo Enrique Ponce.

Carmen Lomana se moja sobre la polémica entre Enrique Ponce y Paloma Cuevas

Carmen Lomana, amiga del diestro, se queda perpleja ante el nuevo movimiento de Enrique Ponce hacia Paloma Cuevas.

Enrique Ponce y Paloma Cuevas comenzaron el verano separados. El torero tenía un nuevo amor, Ana Soria, mientras que la empresaria prefería pasar desapercibida y llenarse de nuevos proyectos. El matrimonio ha comenzado los trámites de divorcio, de mutuo acuerdo, este mismo mes de septiembre. 

Entre el matrimonio de Enrique y Paloma, que duró 25 años, aún quedan las cenizas del cariño. Sin ir más lejos, el diestro se personó en la cena del cumpleaños de su mujer, Paloma (48), que tuvo lugar el pasado 11 de septiembre, para felicitarla cara a cara. 

Carmen Lomana, amiga del torero, se muestra asombrada ante la decisión de Ponce de acudir a la cena de cumpleaños que su mujer celebró en la intimidad y rodeada de su círculo de amigos más cercano. «Me acabo de enterar. Me he quedado muy sorprendida. Por eso no hay que hablar nunca de temas de matrimonio», explicó la empresaria leonesa. 

Si algo caracteriza a Lomana es su transparencia y sinceridad, por lo que no ha dudado en poner en cuestión la buena relación entre su amigo y su mujer cuando le han preguntado.

De hecho, afirma que la mujer del torero quiere poner tierra de por medio e irse de España. El motivo de este viaje no sería otro que dejar atrás el pasado y comenzar una nueva vida, aunque por ahora no se ha escuchado que Paloma tenga ganas de volver a enamorarse. 

No obstante, Carmen Lomana no quiere desempeñar el papel de «portavoz de esta familia» aunque conozca todos los movimientos de la pareja. Es un rol que les toca a ellos, si así lo desean. Pero eso sí, la empresaria y colaboradora de radio y televisión no sale de su «asombro» ante el bombazo de la visita inesperada para el público de Enrique a Paloma en su aniversario.

Lomana ataca a su amigo

Si bien es cierto que Carmen Lomana, tan correcta como siempre, no ha querido pronunciarse sobre la opinión que le merece la novia de su amigo, sí lo ha hecho sobre la manera en la que Enrique está gestionando públicamente su relación. 

La empresaria etiqueta como 'excesivas' las muestras de amor públicas que Ponce tiene con la modelo. También le reprocha tanto derroche de gestos de amor cuando el torero tiene dos hijas y, una de ellas aún adolescente, a quien le puede afectar todo esto significativamente. 

Y ni qué decir, cuando a Carmen le preguntan sobre la supuesta boda entre el torero y la joven estudiante. «Yo no soy nadie para opinar de lo que hacen los demás, pero que yo sepa Enrique y Paloma siguen casados. Entonces como mínimo Enrique debería tener más discreción y no estas muestras de afecto tan tremendas en todos los sitios, porque tiene dos hijas, una prácticamente adolescente. Me extraña tanto de Enrique», apuntilla tajantemente Lomana. 

No cabe duda que el torero se ha dejado llevar por su nuevo amor, como un adolescente. Enrique no está teniendo los pies en la tierra según explica su círculo más cercano y no está haciendo las cosas fáciles para sus dos pequeñas y su exmujer. 


Comentarios