Ana Soria en una foto de su Instagram

Ana Soria sorprende reapareciendo en Granada para ver a Enrique Ponce

Tras un tiempo sin ir, la joven andaluza ha vuelto a asistir a una plaza de toros para ver a su novio en acción

Desde que se hizo pública su relación, Ana Soria siempre había acudido a ver las corridas en las plazas de toro de su novio, Enrique Ponce.

Sin embargo, tras ver como uno de los animales le daba una voltereta al torero, la influencer sufrió un momento muy angustioso. Tanto, que desde entonces no había vuelto a ver a su novio toreando y cada vez que él tenía un compromiso profesional, ella hacía otros planes para evadir los nervios que le provocaba saber que Ponce iba a estar en una corrida de toros. 

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Hasta ahora. La joven andaluza sí que acudió a la plaza de toros de Granada para ver a su pareja en directo nuevamente frente a los toros.

Ana Soria tomó asiento en la primera fila de la plaza para no perderse ningún detalle, a pesar de los nervios que le recorrían y que se podían apreciar incluso por encima de la mascarilla reglamentaria que llevaba puesta.

Entrada distinta 

Una presencia que se ha llevado todas las miradas de los medios de comunicación e incluso en alguna ocasión ha conseguido ser más protagonista que el propio torero, a pesar de que su intención era pasar desapercibida y precisamente por eso decidió no entrar por la puerta principal. 

Según han explicado en 'Viva la vida', la joven entró por una entrada distinta a la que utilizó Enrique Ponce, porque sabe que la llegada de su pareja siempre causa un gran revuelo y sabe que si ella le acompaña se vuelve todavía más caótico todo. 

Por lo que, con la intención de pasar desapercibida, entró por una puerta mucho más discreta, algo que tan solo consiguió hasta que ocupó su asiento en la primera línea de la plaza. 

La asistencia de Ana Soria a la corrida de Enrique Ponce también le sirvió de inspiración al torero, que en un momento determinado se acercó hasta su novia para saludarla y poder hablar con ella antes de ponerse frente al animal, que esta vez consiguió poner de pie a la audiencia en varias ocasiones.