Victoria Federica montando a caballo

Tiembla el rey Felipe: Sale a la luz quién pagó la yegua de Victoria Federica

La investigación de la Fiscalía Anticorrupción descubre un nuevo escándalo en Zarzuela

Los escándalos en la Casa Real parecen no tener fin. Las dudosas cuentas e infidelidades varias de Juan Carlos o las salidas de Victoria Federica sin precauciones en plena pandemia del coronavirus no dan tregua a la prensa rosa. Y es precisamente esta última la protagonista de una nueva exclusiva, o más bien, su yegua.

Victoria Federica se estrenó en el mundo de la hípica en el 2016. La joven, menor en aquel entonces, pudo debutar montando una hermosa yegua llamada Dibelunga, un imponente animal que le regalaron sus padres, la infanta Elena y Jaime de Marichalar, o eso es lo que se dijo. Precisamente las investigaciones de la Fiscalía Anticorrupción entorno al rey emérito Juan Carlos no demuestran lo mismo, según publica este domingo 'El Confidencial'.

La yegua y todos los gastos que conllevó su mantenimiento habrían recaído en el bolsillo de Allen Sanginés-Krause, un conocido empresario mexicano, según han revelado al medio citado fuentes cercanas al caso.

¿Quién costeó la afición por la hípica de Victoria Federica?

Pero, ¿de dónde vino Dibeluenga? La yegua provenía de Maihorses, una cuadra española especializada en la venta de caballos. Se vendía ni más ni menos que por 10.000 euros, o eso aparecía en su página web. «Experiencia con niños y un carácter increíble»: así se describía a la yegua que acabaría convirtiendo en amazona a la nieta del rey Juan Carlos.

La infanta Elena pudo con la compra adentrar a Victoria Federica en el mundo de la hípica tal como deseaba. De hecho, su hija, poco después, empezaría a participar en competiciones de salto por todo el país. Pero, ¿gastó realmente la infanta Elena un céntimo en esa yegua que, por cierto, también montó? Zarzuela confirmó en ese momento que así era. Ahora, el Tribunal Supremo le lleva la contraria y tiene pruebas que la famosa yegua y todos los gastos que conllevó se pagaron desde la Casa Real, pero con dinero del empresario mexicano.

Un trabajador de Zarzuela, el testaferro

El mexicano Sanginés-Krause es un antiguo directivo de Goldman Sachs y posee una de las mayores fortunas de su país. Ahora, según 'El Confidencial', está en el ojo del huracán por sufragar, no solo la yegua de Victoria Federica, sino decenas de compras y gastos de Juan Carlos I, de forma, supuestamente, ilegal. Estaríamos hablando incluso de tratamientos médicos y viajes con vuelos y hoteles incluidos, entre otros.

Esas transferencias que el rey Juan Carlos habría recibido del empresario mexicano nunca fueron declarados a Hacienda, según confirma el medio citado. Así, la Casa Real habría utilizado un testaferro para tapar la recepción de todo ese dinero proveniente de México con el que se costeó, por ejemplo, la yegua de Victoria Federica.

Y este hombre que habría actuado como intermediario para blanquear el dinero sería precisamente un trabajador de Zarzuela, concretamente un ayudante del campo, también coronel del Ejército del Aire. Él realizaba pagos como el de la yegua de la nieta de Juan Carlos que, según 'El Confidencial', con su poder adquisitivo, nunca hubiera podido asumir.