Familia Urdangarin paseando por la calle

Sorpresa en Zarzuela: 'Un Urdangarin desde hace meses escondido en Barcelona'

Pablo Urdangarin ha estado entrenando todo el verano con el Barça

Pablo Urdangarin ha estado los dos últimos años jugando profesionalmente a balonmano fuera de España. Es el único de los cuatro hijos de la infanta Cristina que ha seguido los pasos de su padre en el deporte y a pesar de que lleva dos años jugando fuera del país, ha decidido que ya es hora de volver a casa.

El joven, que está a punto de cumplir 20 años, ha estado durante todo el verano jugando en el equipo de balonmano del Barça, en Barcelona, sin ficha y ahora está en conversaciones con el Club de Handbol Esplugues, donde jugaba antes de irse a vivir a Ginebra, Suiza, y del que le gustaría volver a formar parte. 

«No hay nada oficial, ni nada concreto», ha manifestado el propio club. «Solo hemos hablado y hemos mirado las posibilidades, nos han dicho que él quiere volver y tenemos que verlo». 

Ha sido precisamente para conseguir que su club de toda la vida le deje volver a entrar, que se ha pasado el verano entrenando con la plantilla de este deporte del Barça. Pero sin ficha, solo para mantener la forma. 

Una persona cercana a su entorno familiar ha explicado que el joven quiere regresar a España: «Pablo quiere volver a vivir en Barcelona y ha estado trabajando para lograrlo, no jugará en el Barça pero sí en un club cercano». 

«De momento, Pablo no ha alcanzado nivel suficiente para jugar en la Asobal —la liga profesional de balonmano—, si fuera así no habría dejado el Nantes».

Pero el club al que quiere ir, se ajusta a la perfección a él. «El Esplugues, donde jugó antes de irse, tiene equipo sénior en categoría nacional, tercera división, que se ajusta a la situación de Pablo a la perfección». 

Carrera corta pero intensa

Pablo empezó a seguir los pasos de su padre desde que era pequeño. Empezó a jugar en el Liceo Francés, pero pronto pasó al Esplugues, donde estuvo durante el tiempo que vivió en Barcelona. Sin embargo, tuvo que dejarlo cuando su familia decidió mudarse a Suiza. Aunque esto no evitó que siguiera entrenando en el nuevo país. 

Cuando cumplió la edad mínima para convertirse en jugado profesional, lo hizo y se marchó a Alemania donde jugó una temporada en el TS Hannover-Burgdorf, para más tarde irse a Francia, donde formó parte de un potente club de la liga francesa, el HBC Nantes. 

Imagen de Pablo Urdangarín jugando a balonmano
Pablo Urdangarín jugando a balonmano | GTRES

No obstante, su carrera profesional se volvió a ver truncada, aunque esta vez por culpa del coronavirus y Pablo quedó fuera del club. Fue entonces cuando el hijo de la infanta Cristina decidió trasladarse a Barcelona con su tía Ana con la intención de volver a formar parte del club con el que creció.