Primer plano de la Reina Letizia

La única operación estética de Letizia y sus tratamientos para no envejecer

La periodista especializada en la Familia Real, Pilar Eyre, ha relatado en su último blog de Lecturas algunos de los detalles más íntimos de la reina Letizia y anécdotas más desconocidas de su personalidad. 

Uno de los aspectos que destaca de la actual monarca española es su carácter presumido y su deseo de gustar a los demás.

«Cuando viaja a otra ciudad es capaz de hacer contorsionismo y cambiarse en el coche para no repetir modelo. Si ve algo que le gusta, pregunta, como cuando se interesó por las pestañas postizas que llevaba una empresaria: ¿Son incómodas?», relata la periodista a modo de anécdota.

En estos años, la reina Letizia se ha convertido en una de las 'royalties' europeas más seguidas por la prensa del corazón, marcando tendencia con sus modernos y estilosos 'looks'.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Pero además de llevar atuendos y peinados que aplaude la prensa internacional, Letizia sabe lucirlos gracias a un aspecto físico que cuida a base de dieta, ejercicio físico y algún que otro retoque estético.

«De ser una gran consumidora de barritas de chocolate cuando era periodista, se ha convertido en una experta en nutrición: en su casa no entran productos procesados, azúcar, refrescos, harina blanca, café o alcohol», señala la periodista.

El gran cambio estético de la reina Letizia en los últimos 15 años

A estas alturas, a nadie le resulta ya ajeno el cambio integral que ha tenido el rostro de la mujer de Felipe VI en los últimos 15 años. El más visible, el que afecta a su nariz, que fue sometida a una rinoplastia de cuyos resultados Letizia estaría muy orgullosa, según palabras de la propia Pilar Eyre.

«Su única intervención estética ha sido de nariz y es capaz de apartarse el pelo de la cara y enseñar: ¿Ves? No tengo cicatrices», señala la escritora en su blog de 'Lecturas'. 

Aunque la periodista insiste en señalar la rinoplastia como la única operación estética a la que se ha sometido Letizia, lo cierto es que han surgido rumores sobre otras posibles intervenciones.

A día de hoy, estas operaciones siguen siendo un misterio, puesto que nunca se han reconocido de manera oficial, pero muchos expertos han coincidido en señalar que la reina Letizia se podría haber realizado una mentoplastia y un alzamiento de pecho.

La primera intervención habría servido para suavizar la dureza y prominencia de su barbilla, mientras que la segunda habría sido una pequeña y discreta corrección para reafirmar el pecho.

En cualquier caso, estaríamos ante varios aciertos estéticos de la reina Letizia, dado que los resultados son extremadamente satisfactorios. Tanto así que la nariz de la mujer de Felipe VI se ha convertido en un referente para miles de personas que quieren someterse a una rinoplastia.

Tal y como señaló el reconocido cirujano estético Norman Blanco en una entrevista concedida a 'Lecturas', la gran mayoría de las pacientes que van a su consulta muestran como referencia «la nariz de la Reina Letizia y la de Kim Kardashian».

Los tratamientos de la reina Letizia para frenar los efectos de la edad

Más allá de las intervenciones quirúrgicas, Pilar Eyre también hace referencia en su artículo a los «tratamientos antiaging» que emplea la reina Letizia para mantenerse joven.

Aunque la periodista no detalla a qué tipo de tratamientos se habría sometido la soberana, otras informaciones si han señalado algunos de estos remedios antiedad.

Según apunta la página web de 'Divinity', la reina Letizia se ha sometido a inyecciones con Bótox y ácido hialurónico, con el que habría conseguido resultados muchos más naturales por su capacidad de rellanar las arrugas y dejar la piel con ese aspecto fresco y radiante.

Además, la misma información señala que Letizia se habría sometido a una bichectomía, un procedimiento para extirpar esas bolitas de grasa situadas en la cara interna de las mejillas con el objetivo de afilar el rostro.