El rey Juan Carlos en el entierro de Placido Arango el 17 de febrero de 2020 en Madrid

El rey Juan Carlos sorprende anunciando dónde quiere ser enterrado

Sale a la luz la última voluntad del rey emérito

Al rey emérito de España, Juan Carlos I, ya solo le queda una cosa por hacer después de su intensa vida: morir. Pero parece ser el día que desaparezca también desaparecerán con él todos sus delitos. Nunca mejor dicho, descansará en paz.

Y es que la fiscalía española ha filtrado a la prensa que no tiene ninguna intención de citar a declarar a Juan Carlos. Todos los casos de corrupción fiscal que el rey emérito ha tenido que admitir y regularizar con sumas millonarias defraudadas a Hacienda quedarán en el olvido. Va a tener la suerte de no pisar un tribunal. ¿Suerte o le ha ayudado su título real?

La operación de Estado diseñada por Zarzuela y Moncloa ante la Casa Real y sus escándalos es el exilio irrevocable. Promesas que salen a la luz y que dejan a nuestro país en un muy mal lugar: tú no vuelves y a cambio ni te citamos a declarar.

Todavía no se sabe lo que hará la fiscalía suiza. Quizás toman otra alternativa y se dejan de títulos y se centran en lo que realmente importa en esta situación: la justicia. El tiempo pondrá cada cosa en su lugar, aunque, de todas formas, el peso más gordo lo tiene la fiscalía española. Nos gusta quedar siempre en evidencia.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Ahora mismo, el rey Juan Carlos I tiene 83 años y una pésima salud: decenas de operaciones, algunas a vida o muerte, han disminuido su capacidad, hasta el punto que su último biógrafo, José Antonio Zarzalejos, habla de algún tipo de demencia.

La otra biógrafa en todas las librerías es Pilar Eyre que escribe en su blog de 'Lecturas' sobre cómo la muerte del marido de Isabel II ha puesto de actualidad qué hará España con la próxima muerte real, la de Juan Carlos.

¿Asistiremos a un funeral de Estado corrupto? Eyre escribe: «El protocolo diseñado desde hace años, tomando como modelo la Operación Lucero de Franco y las exequias de Alfonso XIII y Tierno Galván, ha quedado obsoleto por los últimos acontecimientos que han llevado en el Rey al exilio».

«Por mí, que me entierren en el mar»

Lo más probable es que, después de la mediática muerte del duque de Edimburgo, Juan Carlos haya pensado cuál será su propio final. Y como volver a España no entra en los planes de Zarzuela ni de la fiscalía, no le ha quedado otro remedio que decidir dónde quiere ser enterrado.

Nadie habla con él del tema, pero alguna vez ha comentado melancólicamente: «Por mí, que me entierren en el mar...», según apunta 'El Nacional'. Así es, esta es la última voluntad de Juan Carlos, volver al mar, donde ha pasado los mejores momentos de su apasionante vida.

Nunca ha concretado a qué mar se refiere, pero viviendo en Emiratos se supone que se decantará por el más cercano, que es el Mar Rojo. Los diarios ya tienen la necrológica escrita y muchos escogerán una foto elegante y sofisticada para beatificarlo. 

En el fondo España está preparada para la muerte del anterior jefe del Estado, aunque siguen quedando defensores fieles del rey emérito. Aún y así es una etapa anticuada que una vez fallezca Juan Carlos, habrá que olvidar lo antes posible.

Además, en Zarzuela los hay que desean sacarse el muerto de encima, nunca mejor dicho. Es un peso muy grande que está perjudicando la imagen de la realeza española. Asimismo, la herencia interesa, aunque ya está escrita. 

Los hijos y nietos Borbones heredarán: los millones escondidos en paraísos fiscales pasarán a Elena y Cristina que se convertirán en multimillonarias, y Felipe, que dice que renunciará al dinero, se queda la Corona.