Primer plano de la Reina Sofía en un acto público

La reina Sofía, muy tocada: Se queda sin lo que más quería

La reina Sofía no ha podido acudir a la Pascua ortodoxa en Grecia

El coronavirus no solo ha dejado recluídos en sus casas a la población española, sino también a la familia real, que ha visto como todos sus compromisos sociales se veían anulados debido al Covid-19. Sin duda,  el evento cancelado que más a entristecido a la reina Sofía es la Pascua ortodoxa de Grecia.

La pandemia ha impedido que la monarca pudiese viajar hasta Grecia para visitar a su hermano Constantino, que actualmente reside solo separado de sus hijos.

Todos los años, la reina Sofía viaja hasta su país de nacimiento para poner fin al ayuno relativo que los cristianos ortodoxos realizan durante la Cuaresma. Es habitual ver como, años tras años, la reina viaja a Grecia junto a su hermana Irene para pasar unos días en la casa rey Constantino tiene en Porto Heli.

Eso sí, no es la primera vez que la mujer del rey emérito se pierde uno de los acontecimientos más especiales del calendario griego. En algunas ocasiones, la reina Sofía tenía que renunciar a la Pascua ortodoxa para acudir a la católica en la catedral de Palma de Marca, junto al resto de la familia real.

Además de no poder viajar a Grecia por este motivo, la monarca también ha tenido que prescindir de la pascua en su país de origen debido a terceras personas. En 2012, el rey  Juan Carlos sufría un aparatoso accidente que provocaba que la reina Sofía tuviese que regresar  a España antes de los previsto. Además, hay que tener en cuenta que por aquel entonces la monarca se mostraba reticente a regresar a nuestro país debido al escándalo de su marido con Corinna.

En 2018, la culpable de los cambios de planes de la madre del rey Felipe era la reina Letizia. La Pascua ortodoxa se celebraba tan solo una semana después de la gran disputa entre ambas, por lo que tuvo que renunciar a ellas para limpiar la imagen de la familia real.