Primer plano del Rey Felipe VI con el traje del ejercito

23 de febrero, la fecha marcada en rojo para el futuro del rey Felipe en España

Coincidiendo con el 23-F, mañana se debate en el Congreso una propuesta que podría revocar la inviolabilidad de la que disfruta actualmente el monarca

Mañana martes se cumple el 40º aniversario del intento de golpe de estado del 23 de febrero del 1981, un día que fue clave para la sociedad española y que a día de hoy se sigue recordando por el papel relevante que tuvo el entonces rey don Juan Carlos para pararlo y seguir con la democracia de la que disfrutamos hoy en día. Sin embargo, en los últimos tiempos la imagen de la Corona se ha visto debilitada por culpa de los desmanes del rey emérito, que sigue retirado en Abu Dhabi tras las investigaciones que se abrieron este último año 2020 contra él por delitos fiscales.

Precisamente, la aparición de las informaciones sobre las investigaciones judiciales abiertas en Suiza sobre las presuntas irregularidades cometidas por el Rey emérito, propiciaron que en julio ERC presentara una proposición no de ley para revocar la inviolabilidad del jefe del Estado y retirar el aforamiento a Juan Carlos I y otros miembros de la realeza española, algo que justo se debatirá mañana, en pleno aniversario por el golpe fallido.

La inviolabilidad del rey, a debate

Con esta iniciativa se pretende quitar la inviolabilidad del rey, en este caso del rey Felipe VI, gracias a la cual el jefe del Estado no puede ser juzgado, pues actualmente el artículo 56 de la Constitución establece que «la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad», hecho que hará que el rey emérito no pueda ser juzgado por delito fiscal pues esos actos tuvieron lugar mientras él aún era rey de España.

La iniciativa presentada por Esquerra republicana quiere apelar al principio democrático y de igualdad para «impulsar todas aquellas modificaciones reglamentarias del ordenamiento jurídico a fin y efecto de que todas las personas sean efectivamente iguales ante la ley y, en consecuencia, deban responder ante la administración de justicia en las mismas condiciones».

El partido republicano también quiere eliminar por completo «las prerrogativas de inviolabilidad e irresponsabilidad que puedan amparar comportamientos delictivos o irregulares de la persona del jefe del estado, la Casa Real y cualquier miembro de la Corona». Además, dicha proposición no de ley también busca derogar la reforma que se aprobó en 2014 para extender el aforamiento del que disfrutaba Juan Carlos, a su hijo Felipe VI, la Reina Sofía, la Reina Letizia y la Princesa Leonor.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Por todo esto, mañana será un día clave para el futuro de la monarquía y en concreto del rey Felipe VI, que podría perder su condición de inviolable.

¿Cuál es la postura del Gobierno respecto a este tema?

El Gobierno de coalición deberá mostrar una vez más sus fortalezas o debilidades respecto a un tema tan puntiagudo y que da tanto que hablar como es la monarquía. Podemos, al tratarse de un partido republicano, ya se ha mostrado muchas veces en contra de dicha institución, afirmando que quiere abolirla, por lo que está claro que cualquier acción encaminada a quitarle poder la va a apoyar.

En cambio, no está clara la postura que va a adoptar el PSOE, que siempre da una de cal y otra de arena en cuestiones monárquicas. Hace unos meses el Congreso vetó gracias a los votos de PP, Vox y PSOE precisamente, la creación de una comisión de investigación sobre el uso de tarjetas ‘black’ por parte del rey emérito, que habían impulsado varios partidos, entre ellos Podemos, la CUP y ERC.

Sin embargo, Pedro Sánchez también declaró en una entrevista a ‘Infolibre’ que está a favor de «una reforma de la Constitución para revisar los aforamientos de los cargos públicos para que estén circunscritos a su actividad parlamentaria y no a otra. Por tanto, creo que si eso lo defiendo para cualquier cargo público, lógicamente también para el jefe del Estado».