Primer plano de la Princesa Leonor

La princesa Leonor rompe con su abuelo Juan Carlos: 'Y se lo ha comunicado'

La Princesa Leonor ha decidido distanciarse aún más de su abuelo renunciando a su herencia

Nuevo desdén familiar para el rey emérito, esta vez a cuenta de su nieta, la princesa Leonor. En uno de sus peores momentos, exiliado en Abu Dabi, sin posibilidad cercana de volver a España, y con un nuevo escándalo financiero que acaba de saltar a cuenta de unas tarjetas de crédito opacas, don Juan Carlos ha recibido el golpe de gracia de mano de la princesa Leonor, que ha decidido romper con su legado renunciando oficialmente a su herencia, tal y como ya hizo su padre el rey Felipe el pasado mes de marzo.

Fue entonces cuando el Rey Felipe emitió un comunicado anunciando su renuncia personal a la herencia de su padre don Juan Carlos y prescindía de «cualquier activo, inversión o estructura financiera cuyo origen, características o finalidad puedan no estar en consonancia con la legalidad».

Al renunciar él a su herencia, todo ese dinero de dudosa procedencia legal y fiscal iba a parar a sus descendientes, sus dos hijas Leonor y Sofía. Sin embargo, tal y como indica el medio digital Vanitatis, la princesa habría renunciado al patrimonio de su abuelo Juan Carlos. Esta decisión viene determinada por la misma Zarzuela, que desde los escándalos de don Juan Carlos intenta desligarse por completo del legado del rey emérito para dar continuidad a la Corona y lavar su imagen. Algo que le está costando mucho de conseguir.

La gran distancia que separa a abuelo y nieta

De esta manera, Leonor se desliga aún más de su abuelo, con el que ya apenas tenía relación. De hecho, la última imagen pública que existe de ella y Don Juan Carlos es de hace dos años, concretamente del 6 de diciembre de 2018 con motivo del 40 aniversario de la Constitución. La grieta entre ambos fue aún más evidente en octubre de 2019, cuando Leonor debutó con un discurso en los Premios Príncipe de Asturias, en los que sí estuvo su abuela Sofía, pero llamó poderosamente la atención la ausencia del rey emérito.

Una distancia tanto física como emocional que ha sido patente en los últimos tiempos, en los que el futuro de la monarquía, representado por la joven Leonor, quiere apartarse por completo del pasado de esta institución, representado por el rey emérito, que con sus escándalos financieros y de dudosa legalidad, ha puesto a la corona en una posición muy difícil de gestionar, siendo varios los sectores de la población que se han atrevido a cuestionar su continuidad o abiertamente pedir la disolución de esta institución, una postura defendida hoy en día por Podemos.

Don Juan Carlos y su relación con sus otros nietos

Durante muchos años ha sido más que evidente que don Juan Carlos mantenía una relación muy estrecha con sus otros dos nietos Victoria Federica y Froilán, probablemente porque durante su infancia han pasado más tiempo juntos, y porque comparten algunas de sus pasiones, como la tauromaquia.

Algo que sin embargo no ha pasado con Leonor y Sofía, que han crecido bajo la mirada y el estricto control de su madre la Reina Letizia, quien recordemos, no dejaba ni estar a su suegra la reina Sofía a solas con sus nietas, o quien protagonizó el rifirrafe en la Catedral de Palma cuando Sofía se intentó sacar una foto con Leonor y Sofía.

Las ‘tarjetas black’, su último escándalo

Unas tarjetas de crédito cuyo fondos proceden del extranjero se han convertido en el último dolor de cabeza del rey emérito. Estas fueron utilizadas entre 2016, 2017 y 2018 por don Juan Carlos, la reina Sofía y también por algunos de sus nietos, como Victoria Federica y Froilán. Unas tarjetas ocultas al fisco que sus nietos usaron para abonar desplazamientos de Uber, compras en el Corte Inglés o clases de piano. También las hijas del rey emérito Elena y Cristina fueron beneficiarios de dichas tarjetas.