Primer plano del Rey Felipe VI con el traje del ejercito

Podemos mete presión a Felipe VI en el discurso de Nochebuena: 'Tiene que decirlo'

El portavoz en el Congreso, Gerardo Pisarello, advierte que si no hay una mención a su padre la monarquía saldrá debilitada

Lejos de tener un reinado tranquilo, en pocos años Felipe VI se ha visto salpicado por más de una polémica que han convertido sus apariciones televisivas en motivo de discusión. El mensaje de Nochebuena de este año no será menos. Unidad Podemos ya ha iniciado una campaña de presión para que condene públicamente las actividades de su padre.

Este será el sexto mensaje de Navidad, y aunque ha tenido años complicados, queda la sensación de que Felipe está ante su discurso más complicado. Más, incluso, que aquel de 2017 con el conflicto en Cataluña de por medio.

El mensaje de Navidad del rey Felipe VI en 2020 estará marcado por los escándalos fiscales y judiciales de su padre, el rey emérito Juan Carlos I, y su salida de España el 3 de agosto. Su intención de volver a España tras haber presentado una declaración voluntaria a la Agencia Tributaria ha vuelto a abrir el debate, a las puertas de la Navidad.

Unidas Podemos no quiere dejar pasar la oportunidad y ha asegurado que «lo mínimo que puede hacer durante su discurso de Navidad es condenar las actividades irregulares de su padre Juan Carlos I». Según la formación que lidera Pablo Iglesias, si Felipe VI opta por «callar» será un signo de «debilidad» de la institución y «habrá perdido su razón de ser».

La última vez que Felipe VI se refirió a su padre en público fue en marzo de 2020, cuando renunció a la herencia de su padre. Durante todo este tiempo ha optado por el silencio. La salida del emérito la negociaron el jefe de la Casa Real, Jaime Alfonsín, con representantes del Gobierno. Y la salida se hizo con un gran secretismo, justificado por motivos de seguridad.

Unidas Podemos cree que ahora el rey Felipe VI tiene una gran oportunidad para marcar distancias definitivamente con Juan Carlos I y mejorar la imagen de la monarquía en España. El portavoz de la formación en el Congreso, Gerardo Pisarello, ha advertido que seguirán con mucha atención el discurso de Navidad de Felipe VI.

Pisarello ha recordado la confesión de la propia Casa Real, que hace unos meses admitió que el emérito podría haber cometido acciones fraudulentas. También se ha remontado a 2012, cuando Juan Carlos I, en el discurso de Nochebuena, sostuvo que las personas con responsabilidades públicas deben tener una actitud ejemplar y que veía normal que la sociedad reaccionase cuando los responsables públicos incurren en irregularidades.

El portavoz de Unidas Podemos señala que el emérito pudo pronunciar estas palabras cuando ya estaba cometiendo presuntas irregularidades. Motivos suficientes, asegura, para que el rey Felipe VI, su hijo, mencione la situación de su padre y lo condene públicamente.

Podemos considera que el rey tiene que pedir públicamente que se investigue hasta el final y a fondo este asunto, y dejar claro la transparencia que debe haber en torno a la monarquía. De lo contrario, creen que puede quedar en el ambiente la sensación de una cierta impunidad y de que los miembros de la Casa Real tienen privilegios.

Gerardo Pisarello cree que la denuncia pública de las actividades irregulares de Juan Carlos I sería una «reacción adecuada» de un «rey ciudadanos, respetuoso con la legalidad constitucional que juró cumplir». Lo contrario, «callar y fingir que este año no ha pasado nada», sería en su opinión «un signo de debilidad», de que la monarquía está a la defensiva y es incapaz de conectar con la demanda de transparencia de la población.

El Gobierno aprueba el discurso

Su conclusión es que si Felipe VI no hace mención a ello, la monarquía «habrá perdido su razón de ser en la sociedad». Esta es la tesis que viene defendiendo Podemos desde que empezaron los escándalos del rey emérito, y su intención es vincular los hechos de Juan Carlos I con el reinado de Felipe VI.

Sin embargo, parece que Podemos se quedará solo en la presión al rey. Porque según fuentes cercanas al Gobierno, Moncloa ha dado el visto bueno al discurso del rey Felipe. El Gobierno ha recibió ayer el discurso del monarca para la Nochebuena y aseguró que «cubre nuestras expectativas», aunque le recomendó hacer mención a Juan Carlos.

La estrategia trazada por el jefe de la Casa Real, Jaime Alfonsín, y la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, sigue la misma línea que lo acordado con la salida del emérito en agosto: alejar a Felipe VI del ruido mediático y esquivar la presión de los sectores más antimonárquicos del Gobierno, en el núcleo de Podemos.

El discurso de Nochebuena será la primera vez que el rey Felipe VI se dirija oficialmente a la nación después del que dio el 18 de marzo de 2020, de forma excepcional, ante la situación de emergencia sanitaria por el coronavirus. Entonces los escándalos de Juan Carlos aún no habían llegado a su apogeo. Así que este será el primer discurso en el que Felipe sentirá la presión de pronunciarse. Para saber si lo hace, habrá que esperar. Ya saben: 24 de diciembre, a las 21.00 horas.