El príncipe Felipe con Eva Sannum juntos en un acto

'Era una pesadilla': El tormentoso pasado del rey Felipe y las mujeres que dejó atrás

Eva Sannum, ex del rey Felipe, ha contado su terrible experiencia dentro de la realeza

Pocos conocerán a Eva Sannum, pero ella pudo haber llegado a convertirse en reina de nuestro país. La modelo se ha sincerado como nunca en el medio noruego 'Aftenpostes', donde ha relatado el calvario que vivió durante su noviazgo con el rey Felipe, y que la obligó a huir despavorida de todo lo que tenga que ver con la realeza y sus normas.

Además, con el tema de la entrevista del príncipe Harry y Meghan Markle todavía en el candelero, Eva ha querido pronunciarse y asegura entender perfectamente la situación por la que han pasado. «Venir de algo completamente diferente, formar parte de una familia tan especial. Como muchos han señalado, tal vez Enrique debería haberle informado sobre eso».

Entre otras cosas, la modelo ha confesado que recibió ofertas millonarias por parte de la prensa para hacerla hablar: «Llevo muchos años evitando usar esa vieja historia. Puede parecer arrogante, pero no quiero que nadie piense que hablo de mi pasado con la prensa y del príncipe, o que doy esta entrevista porque echo de menos ser le centro de atención».

Sin embargo, ella no es la única mujer que el rey Felipe dejó atrás antes de decantarse por Letizia Ortiz, sino que al parecer, y haciendo gala de la fama que tienen los Borbones, hay una larga lista de amantes en su pasado que pasaron de estar en el punto de mira, a desaparecer por completo.

Isabel Sartorius, la mujer que enamoró a Felipe pero no convenció a sus padres

Y, en lo único que parecen coincidir todas, es en que no lo pasaron nada bien tras descubrir ese lado malo que supone formar parte de la familia real. Aunque, quizás, la que más papeletas tuvo para quitarle el puesto a Letizia, fue Isabel Sartorius.

Se conocieron cuando el por aquel entonces príncipe tenía solamente 21 años, y ella 24. Era guapa, inteligente y miembro de la aristocracia. Según las malas lenguas, a pesar de que Sartorius parecía la mujer ideal, la reina Sofía  pudo haberse entrometido para separarla de su hijo. 

La ruptura se hizo oficial en 1991, dos años después de que saliera a la luz el romance, algo que confirmaba el propio rey Felipe. «No tengo novia y estoy sin compromiso y, de haber existido algo de verdad, la prensa lo habría estropeado», aseguraba molesto. Por su parte, Sartorius huyó a Londres para alejarse del dolor que le había provocado la ruptura.

Una vez superado el mal de amores, la siguiente en la lista de conquistas de nuestro rey, fue Gigi Howard, con la que fue pillado divirtiéndose en Nueva York. La llegaron a apodar como 'la princesa americana'. 

«Tienes que ser una persona muy especial para poder lidiar con la intensidad y la invasión de la prensa, y yo no era esa persona. Soy muy discreta y eso no era para mí», confesaba Gigi en 2017 a la revista  'Vanity Fair'.

'Me alegro de no haberme convertido en reina'

Poco después, entraba en la vida de Don Felipe, Eva Sannum, un noviazgo nunca confirmado que duró alrededor de cuatro años. Es decir, que fue una de las relaciones más largas que ha podido llegar a tener antes de conocer a su actual mujer. 

De hecho, llegaron a asistir juntos a la boda de Haakon de Noruega con Mette-Marit. Aunque, según desvelaba recientemente la modelo, lo que vivió durante su paso por la familia real, estaba lejos de ser un cuento de hadas. «La gente probablemente piensa que me perdí una vida con yates y champán. Pero no se dan cuenta de que es agotador. Es una vida llena de limitaciones».  

Según cuentan, Felipe intentó por todos los medios luchar por su relación, a pesar de las presiones que recibía por parte de su entorno para que la dejara, pero al parecer fue ella la que quiso ponerle punto y final a su romance en 2001, tras darse cuenta de que no encajaba con ese estilo de vida. Han llegado a calificar el trato que recibió como 'inhumano', por lo que no sorprende que quisiera salir corriendo en cuanto vio la oportunidad.

«Me alegro de no haberme convertido en reina», sentenciaba Sannum, quien sin saberlo dejaba paso a la llegada de Letizia Ortiz, la que se terminaría convirtiendo en nuestra reina y en la madre de la futura heredera al trono, la princesa Leonor. En esa ocasión, Felipe se plantó y dio un golpe en la mesa, negándose a perder a otra mujer que le hiciera feliz.