La Reina Letizia en una imagen de archivo

Las 2 fotos prohibidas para Letizia: Salen a la luz y dejan fatal a la Reina

Hay notables diferencias donde Letizia no sale muy bien parada

La pandemia global provocada por el Covid-19 ha dejado en evidencia a todos los países. Los máximos dirigentes de los estados no han sabido capear lo que se les avecinaba y han mostrado una actitud no compartida por los ciudadanos. Esta es la situación por la que ha pasado la Casa Real en comparación a otras realezas europeas.

Felipe VI y Letizia decidieron trasladar su agenda oficial a los despachos desde donde mantenían diferentes conferencias mostrando  una actitud fría y distante con el rictus de preocupación siempre visible en sus rostros.

Un escenario  rígido y solemne muy diferente si se compara con Holanda. La modernidad brilla por su ausencia en la Familia Real recordando a otras épocas muy alejadas de siglo XXI y que contrastan con la cercanía que Máxima de Holanda ha demostrado para ayudar al país a la reactivación.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Las últimas imágenes publicadas por la casa real holandesa muestran a una Máxima sonriente, con colores llamativos que no duda en acercarse a los más necesitados y que incluso se ha atrevido a montar en bicicleta para acercarse al Museo de Arte de La Haya, aprovechando que ya ha abierto sus puertas, para incentivar el turismo de la zona.

Con un llamativo vestido amarillo,  Máxima irradia positivismo en medio del caos y otorga esperanzas para sus compatriotas que la sienten más cercana que nunca. Una imagen que contrasta de manera negativa con la ofrecida por los reyes españoles, después de que publicaran una foto de la reunión con los emprendedores sociales en La Zarzuela sentados en sillas colocadas en círculo para respetar la distancia de seguridad y portando todos mascarillas.

Solo dos fotos han bastado para que Máxima de Holanda marque una clara diferencia con la sobriedad que desprende la reina Letizia siempre pendiente de mantener las formas y alejando con ello cualquier síntoma de cercanía y naturalidad.