Hotel Emirates Palace, donde se aloja actualmente don Juan Carlos

Los gastos desmedidos del Rey Juan Carlos en Abu Dabi: ¿quién lo paga?

El rey emérito se aloja en uno de los hoteles más caros del mundo desde hace 50 días

Cincuenta días después de que el rey emérito anunciara su marcha de España, don Juan Carlos sigue ‘en el exilio’ en Abu Dabi, refugiado en el hotel de lujo Emirates Palace, conocido como uno de los hoteles más caros del mundo, en la que cada noche en la suite donde se aloja cuesta la friolera de 6.000 euros, servicios a parte. La suite particular en la que se hospeda tiene nada más y nada menos que 280 metros cuadrados, mucho más grande que un piso normal, y también dispone de una increíble terraza con vistas al mar.

Su habituación es todo lujo, y tiene adornos de oro, delicadas sedas y candelabros de cristal Swarovski allá por donde mires, con una cama King Size y un jacuzzi en el baño para poder relajarse. Según ha trascendido, la factura del emérito desde que se aloja allí ascendería por el momento a la escandalosa cifra de 264.000 euros.

Suite de lujo del Emirates Palace
El rey emérito dispone de todos los lujos imaginables en su suite | ESPAÑADIARIO

En el conjunto del hotel, hay un total de 22 suites como la del rey, todas construidas para los Jefes de Estado que decidan hospedarse allí. Aunque también hay que añadir que la del rey emérito no es la suite más cara y exclusiva del hotel, pues hay otra todavía más lujosa que se llama la ‘Palace’ y que cuenta con tres dormitorios y 680 metros cuadrados en total, costando la friolera de 12.600 euros la noche.

Un complejo lujoso en un enclave privilegiado

El Emirates Palace es un complejo enorme que cuenta con un total de 394 habitaciones y suites, y en el que la mayoría de habitaciones son más modestas que las ya descritas y tienen 100 metros cuadrados. Eso sí, todas ellas cuentan con un servicio exclusivo de mayordomo disponible durante las 24 horas al día.

No es la primera vez que el rey se aloja allí, pues es uno de los destinos favoritos del monarca a la hora de pasar unos días de descanso. Se trata de una fortaleza a prueba de paparazzi con una bahía natural privada y una playa privada de 1,3 kilómetros de extensión. La nueva residencia del rey es un símbolo nacional del país y representa la grandeza solo apto para el bolsillo de unos pocos privilegiados.

Aun así, el rey estaría echando de menos España y su familia, pues tal y como reveló la periodista Pilar Eyre, le habría dicho a su círculo de amigos más cercano: «Chicos, cuento los días que me faltan para volver».


Comentarios