Fotografría de la familia Real con la Reina Letizia, el Rey Felipe VI, el Rey emérito Juan Carlos I y la infanta Sofía con la Princesa Leonor

Los 893.000 euros que dejan en evidencia a Felipe y Letizia

«Nada ha cambiado... Te dije que no iba a volver... ¡y no va a volver!», sostiene un amigo del Rey Emérito

La familia Real vuelve a estar en el foco de todas las miradas tras desvelar la cantidad económica que cuesta mantener el Palacio de la Zarzuela aunque esté vacío. Son muchas las personas del exterior las que se han llevado las manos a la cabeza al ser conocedoras de la inesperada cifra económica.

Lejos de su hijo y Rey actual de España, su padre, el Rey Emérito, tal y como afirma un amigo suyo cercano al mismo, cuando en una entrevista realizada por el medio Lecturas, admite que: «Nada ha cambiado... Te dije que no iba a volver... ¡y no va a volver!».

Remontándonos al pasado y echando la vista atrás hace algo más de un año, cuando todo apuntaba a la huida y marcha de Juan Carlos, la Moncloa, al parecer, dijo a la Casa del Rey: «No regresará mientras los socialistas estemos en el poder». Juan Carlos que no presentaba las mismas líneas ideológicas políticas del momento, era muy consciente de este pacto, hasta el punto de que se despedía de su círculo más cercano: «Es mi última Navidad en la Zarzuela».

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Actualmente, el codiciado y de grandes dimensiones, La Zarzuela, únicamente está habitado por la reina Sofía y su hermana Irene, aunque sí bien es cierto que el Rey Felipe tiene ahí su despacho. 

En el caso del Rey de España y la Reina Letizia, acompañados por su puesto de sus hijas, viven a tan solo 2km de la zona, en el Pabellón del Príncipe.

La pandemia de la covid-19 ha atizado fuertemente a todos los sectores económicos y, como no podía ser de otra forma, también ha llegado a la realeza, puesto que, los 600 empleados, entre los que se incluyen funcionarios, escoltas y 60 conductores para 44 coches, entre ellos, Mercedes-Benz blindados, con motivo de esta pandemiala baja productividad del matrimonio real están casi inactivos. Sin embargo, pese a la inactividad anteriormente descrita, otras maquinarias dentro del palacio siguen funcionando con normalidad como las dos piscinas, cuyo mantenimiento cuesta 250.000 euros al año, o el servicio de limpieza profesional, que incrementa la cantidad hasta los 893.000 euros anuales y actúa en unas estancias que apenas se utilizan en estos momentos, a excepción de algún acto protocolario de los actuales Reyes, aunque muy dispersos.

La misma fuente afirma que des hace ya algún tiempo, un servidor de la Zarzuela le contó que en el desván del Palacio existen tres grandes habitaciones llenas completamente de objetos sin valor de la familia Franco: «Se llevaron allí cuando Carmen Polo fue obligada a irse de El Pardo. Desde alfombras apolilladas hasta cuadros muy malos, una veintena de orinales de loza y hasta el váter portátil que Franco utilizaba cuando iba de viaje».

Por estos objetos, que probablemente podrían ser trasladados a otros nuevos espacios, quizá se deban habilitar nuevos trasteros para guardar las reliquias del Rey Emérito que continúan en el lugar y que permanecen tal cual los dejó. 

De esta manera, tanto su ropa de civil, como los uniformes y hasta los objetos de tocador que siguen en el cuarto de baño, permanecen en la estancia. También lo hace su silla de ruedas y su gran colección de relojes que está valorada, ni más ni menos, en varios millones de euros. Relojes realmente caros como es el caso de su Patek Philippe de color rosa que cuesta siete millones de euros. Estos mismos permanecen en una estancia especial, en vitrinas que cuentan con rotores automáticos y temperatura constante.

Otra de las incógnitas es qué es lo que hará el Rey Felipe con el pabellón en donde se exhiben los 1.000 trofeos cinegéticos de su padre. Tan solo cabe esperar.