Plano medio de la Infanta Cristina vestida de negro

El hijo de la infanta Cristina y Urdangarín enfada y desafía a la reina Letizia

La Reina está cansada de la actitud de los sobrinos de Felipe VI

Los sobrinos de Felipe VI no paran de darle disgustos a la Reina. A Letizia le gustaría que fuesen más discretos con lo que hacen y pensasen en toda la familia, sin embargo, no hay manera de que lo consiga.

A los continuos incumplimientos de las restricciones por la pandemia que han protagonizado Froilán y Victoria Federica en los últimos meses, hay que sumarle la actitud de Juan Valentín este verano, hijo de la infanta Cristina.

El sobrino de Felipe VI se desplazó el pasado mes de julio hasta la prisión de Brieva para visitar a su padre, que cumple condena allí.

Juan Valentín, hijo de Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina
El primogénito de la infanta Cristina tiene a Letizia enfadada | Gtres

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

A sus 18 años de edad, el primogénito de los ex Duques de Palma entró solo al centro penitenciario por la puerta principal, según la revista ‘Semana’, y pasó casi una hora y media en el interior charlando con su padre.

Esta situación provocó el enfado de la reina Letizia, que no quiere que ninguno de los miembros de la Casa Real acuda a prisión para evitar que se filtre y acabe salpicando a su familia. Juan Valentín, conocedor de este asunto, desobedeció a la Reina y esto podría traerle consecuencias.

Todo ello implica remover los trapos sucios de la Corona y volver a sacar a la luz el Caso Nóos, algo que Letizia tiene claro que no beneficia para nada a la Casa Real.

No son lo que eran

Lo cierto es que la Familia Real española está atravesando uno de sus peores momentos y su separación es más visible que nunca.

Mientras Leitzia y Felipe VI tratan de disimularlo, las infantas Elena y Cristina y los reyes eméritos actúan por libre, cómo si la cosa no fuese con ellos.

La separación de la Corona quedó confirmada públicamente a raíz del Caso Nóos. El momento en el que a Cristina de Borbón y a Iñaki Urdangarín les quitaron el título de Duques de Palma, supuso un antes y un después en la relación entre la familia. A la infanta Elena también la apearon de las obligaciones institucionales.

Desde que el pasado mes de agosto Juan Carlos I decidiese poner tierra de por medio tras las informaciones que aseguraban que estaba inmerso en varios asuntos turbios, la situación de la Familia Real es todavía más complicada.

Aunque los Reyes tratan de limpiar la imagen de la Corona con frecuencia, el resto de la familia parece que no les está ayudando demasiado.

Los quebraderos de cabeza de los Reyes

Mientras Froilán y Victoria Federica han dado que hablar en los últimos meses por saltarse las normas establecidas para frenar la pandemia, su madre ha decidido marcharse a visitar a su padre a Abu Dabi, algo que también ha dado mucho de sí, dejando a la Corona entre la espada y la pared.

La reina Sofía tampoco ha ayudado mucho. Desde su encontronazo con Letizia en aquella famosa misa de Pascua, la emérita ha decidido ir totalmente por libre y es habitual verla en compañía de su hermana Irene.

Por su parte, los Urdangarín hace tiempo que llevan una vida alejada de los actuales Reyes. De hecho, la infanta Cristina vive en Suiza y sus viajes a España coinciden con algún permiso penitenciario de su marido. Aunque su hija Irene y sus primas, Leonor y Sofía, tienen prácticamente la misma edad, Letizia no ha dejado que las tres niñas mantengan una estupenda amistad. Y es que desde que salió a la luz el Caso Nóos trató de alejarlas y parece que lo ha conseguido.

Atrás quedan ya estas emotivas imágenes en Palma de toda la familia unida, aunque solo fuese por puro ‘postureo real’. Y es que todo apunta a que los problemas internos de los Borbón no tienen mucha solución.