Iñaki Urdangarín entrando en un coche

Iñaki Urdangarín le hace la cruz a un miembro de su familia

Una fuente cercana a la Casa Real desvela a quién detesta el marido de la Infanta Cristina

Iñaki Urdangarin, que ya disfruta del tercer grado que le han otorgado desde prisión, no ha podido quedarse quieto ni callado y vuelve a estar en el foco mediático.

Esta vez se ha quejado a su círculo cercano de un miembro de la Familia Real y una fuente amiga de la Casa Real ha confesado quién es el afortunado o afortunada. Ante tal confesión, vuelve a estar en boca de todos. Y es que su mala relación con la familia de su mujer a causa de su estancia en la cárcel se confirma.

Disfrutando al máximo de su nuevo régimen de semi-libertad, Urdangarin está compaginando a la perfección la labor como voluntario en el Hogar Don Orione con sus tardes libres, las que aprovecha para pasar tiempo con su familia y también con sus amigos más cercanos.

En esta ocasión el marido de la Infanta Cristina acudió una tarde más a la casa de su cuñada, la Infanta Elena, donde se están produciendo los encuentros con el resto de la familia.

Exprimiendo al máximo las horas que está fuera del nuevo Centro de Inserción Social Melchor Rodríguez García de Alcalá de Henares, en el que sigue cumpliendo condena, Urdangarin demuestra así que mantiene una maravillosa relación con la hermana de su mujer.

Los rumores de una supuesta mala relación con su familia política a raíz de entrar en prisión se acentúan. A pesar de estas imágenes de aparente unión familiar, 'Chance' confirma que el exbalonmanista se habría quejado a su círculo más cercano del trato recibido por parte de la Familia Real. En particular, de uno de sus miembros.

Urdangarín decepcionado con su suegro, el rey emérito

Al parecer, Urdangarin se muestra un poco receloso con su suegro, Juan Carlos I, considerándole ligeramente culpable de haberle dejado desprotegido y, asimismo, de convertirle en un «cabeza de turco», explica textualmente para 'Chance' una fuente cercana a la familia.

Además, según dicha fuente, Iñaki tiene prohibida la entrada a Zarzuela por lo que no podrá volver a vivir en la residencia de su familia cuando finalice su estancia en el Centro de Reinserción Social, al que ha sido trasladado recientemente.

El exduque de Palma comenzaba una nueva etapa de su condena en el CIS Melchor Rodríguez García el pasado 13 de enero. Aquí es donde está cumpliendo el régimen de semilibertad.

En este centro Iñaki Urdangarin goza de todo tipo de comodidades, que cuenta con 210 habitaciones dobles con literas. También tiene acceso a biblioteca, gimnasio, una pista deportiva, aulas y talleres.

De hecho, el yerno del rey emérito disfruta del deporte como ya hacía en la cárcel de Brieva, donde contaba con una bicicleta estática para poder hacer ejercicio en su celda. Un elemento que le ha acompañado todo este tiempo y que le ha hecho desconectar en los momentos más difíciles.

El centro acoge a presos en régimen abierto o semilibertad y su objetivo es que sus internos se reincorporen a la sociedad. En su caso, Iñaki Urdangarin acude diariamente a trabajar al Hogar Don Oriane, por lo que tan solo vuelve al lugar a dormir.

Por si fuera poco, el marido de la Infanta Cristina tiene un fin de semana libre al mes, que está utilizando para reencontrarse con toda su familia e intentar curar todas las heridas abiertas que aún duelen con algunos de los miembros de la Casa Real.

De momento, la relación con su cuñada va viento en popa. Elena de Borbón le ha abierto sus puertas desde el minuto uno y su casa es el centro de visitas. Ahora falta por ver si Urdangarin podrá hacer las paces con el rey Juan Carlos o si, por el contrario, tiene demasiado rencor acumulado y no quiere volver a saber nada de su suegro.