Primer plano del Rey Juan Carlos  I en un funeral

El Gobierno responde a la intención del rey Juan Carlos de volver a España

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, le recuerda al emérito sus obligaciones y que todos somos iguales ante la ley

Tras la filtración de la información sobre la regularización fiscal del rey emérito, el entorno de Juan Carlos desveló su intención de regresar a España pronto, quizás por Navidad. El Gobierno ha respondido. El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha sido tajante: «La ley es igual para todos y ha de cumplirse por igual».

En una entrevista en La 1, el ministro ha sido claro al afirmar que «más allá de que afecte a una institución que apreciamos y de máxima importancia para el Estado, la ley es igual para todos». Ábalos recuerda que la falta ante el incumplimiento de la ley debe establecerse sobre el principio de igualdad «con independencia de afinidades políticas».

El ministro reconoce no tener constancia de si el abogado del emérito ya ha presentado la declaración voluntaria ante la Agencia Tributaria. Sin embargo, más allá de si es una buena o una mala noticia, ha considerado que «lo mejor es que no hubiera ocurrido en cualquier caso».

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

El abogado de Juan Carlos, Javier Sánchez-Junco, confirmó su intención de presentar una declaración voluntaria ante la Agencia Tributaria para regularizar el supuesto uso indebido de tarjetas opacas. El emérito entiende que cuando Hacienda responsa a su petición y todo esté en orden, no habrá motivo para seguir en el extranjero.

Desde que abandonó el país el 3 de agosto, el ex Jefe del Estado dejó claro que se iba para no perjudicar a la institución y a su hijo, el rey Felipe VI y que sería un retiro temporal. Hace un mes, el periodista de la Cope, Carlos Herrera, próximo al círculo de amigos del rey, desveló que Juan Carlos estaba con buen ánimo y que planeaba volver a casa.

Sobre su intención de regularizar el dinero de las tarjetas opacas, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha afirmado que «la Agencia Tributaria establecerá procedimientos de investigación y determinará lo que tenga que determinar, pero lo importante es que no haya diferencia, se trate de la persona que se trate».

Algunos creen que la noticia puede dar alas a los sectores republicanos, pero Ábalos ha dicho que «lo que nos tiene que preocupar es que las instituciones actúen con el debido decoro y que la ciudadanía sienta que el vínculo de representación sea el correcto», admitiendo además que «cualquier posicionamiento político y de modelo de Estado es absolutamente legítimo».

Hay que recordar que La Moncloa negoció con la Casa Real la salida del emérito de España. Y aunque de puertas hacia adentro presionó para que Juan Carlos hiciera las maletas, en público el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, siempre mantuvo la defensa de la institución monárquica y del rey Felipe VI, atribuyendo los escándalos a errores de una sola persona.

Lo cual no impidió que el hecho fuera aprovechado por un sector del Gobierno, encabezado por Unidas Podemos y Pablo Iglesias, para volver a plantear el debate sobre monarquía o república y desgastar la figura del rey. «No son adversarios», ha dicho Ábalos.

Polémica sobre las cartas al rey Felipe

El ministro también se ha referido al papel del rey Felipe VI en la polémica de los últimos días por el envío de cartas por parte de militares retirados contra el Gobierno. Ábalos ha dicho que «el rey sabrá lo que tiene que hacer, a mí no me gusta polemizar con la Corona», y ha puesto en valor «el paso que ha dado que ha dado la ministra de Defensa trasladando el tema a la Fiscalía».

En cuanto al contenido de las cartas, Ábalos lamenta que haya «una serie de claves preconstitucionales» y se muestra sorprendido porque «hoy en día se pueda seguir pensando así después de más de 40 años de democracia». Por eso cree que «no se puede frivolizar ni entenderlo como una astracanada» sino como algo «de mucha gravedad porque es el fruto del blanqueamiento de la ultraderecha».

En su opinión, «estas personas no se expresarían así si no existiera un ambiente de opinión previo y una sensación de impunidad», y las cartas son «el resultado de determinados discursos políticos donde no se establece ningún límite y se abona el frentismo y el prejuicio que determina el odio».

Ábalos afirma que «parece muy claro» el vínculo entre las cartas y Vox, recordando la afirmación de una diputada ultraderechista considerando a sus promotores como «nuestra gente». Ábalos ha dicho que «Vox es una fuerza que tiene como objetivo dividir a los españoles entre españoles y no españoles, entre buenos y malos».