Pedro Sánchez y el rey Felipe VI en la ceremonia de reapertura de la frontera con Portugal. 1 de julio de 2020

Feo gesto de Pedro Sánchez al rey Felipe creyendo que nadie los miraba

El presidente del Gobierno dejó en muy mal lugar al monarca

Pedro Sánchez y el rey Felipe VI protagonizaron el primer reencuentro desde el fin del estado de alarma provocado por el Covid-19. Con motivo de la reapertura de las fronteras entre España y Portugal, el presidente del Gobierno y el monarca asistieron a una ceremonia donde se dieron cita las máximas autoridades de ambos países.

Las ciudades de Badajoz y Elvas fueron las elegidas para el momento como representación de cada país, en la frontera natural del río Caya. Todo transcurría con normalidad hasta que se produjo un momento muy incómodo entre Pedro Sánchez y Felipe VI.

logo TwitterNUEVO Y GRATIS: Las noticias que a ti te gustan, ahora también en Twitter. No esperes más, pincha ahora aquí y síguenos ya. ¡TE ESPERAMOS!

Tal y como recoge la revista 'Semana', el presidente del Gobierno se disponía a recibir al monarca como manda el protocolo. Don Felipe se apeaba del vehículo y se dirigía a Pedro Sánchez que le esperaba con las manos situadas a sus espaldas y portando mascarilla. Cuando ambos estuvieron cerca, el rey alargó su brazo con intención de estrechar la mano de Sánchez como tantas veces había realizado con anterioridad a la pandemia.

En ese momento, el presidente se echaba para atrás y le recordaba a Felipe VI que no podían tocarse, algo que el monarca ha recordado al momento retirando su saludo. Una situación incómoda, pero que ambos se han tomado con humor, ya que no es la primera vez que ocurre este tipo de momentos.

El rey Felipe VI siendo recibido por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. 1 de julio de 2020
Pedro Sánchez rechaza el saludo de Felipe VI | Diario AS

La reacción de Pedro Sánchez ante la intención de Felipe VI recibe el calificativo popular de «hacer una cobra». Cuando una persona se dirige hacia otra para realizar una acción y como respuesta recibe un rechazo provocando un momento algo bochornoso. Aunque en esta ocasión la actitud de Sánchez ha sido la correcta, ya que hay que evitar estrechar la mano  y mantener la distancia de seguridad para evitar el contagio por Covid-19.

El momento ha quedado en una anécdota y tanto Felipe VI como Pedro Sánchez han seguido con el acto como si no hubiera pasado nada.