Primer plano del Rey Juan Carlos  I en un funeral

Filtran una imagen del rey Juan Carlos en Abu Dabi que hace saltar todas las alarmas

En la fotografía se ve al emérito muy desmejorado, con dificultades para andar y sostenido por dos guardaespaldas

Muy desmejorado y ayudado por dos guardaespaldas. Así aparece el rey emérito Juan Carlos I en la imagen que se ha filtrado y que ha hecho saltar todas las alarmas por su estado físico. La imagen ha sido tomada por unos turistas españoles y llama la atención por el deterioro de Juan Carlos, que apenas se mantiene en pie.

La fotografía tiene como fecha el 29 de diciembre y fue difundida en el programa de Telecinco «Viva la vida». Es la segunda foto del monarca desde su llegada a Emiratos Árabes. Desde el mes de agosto no se tenía una imagen suya, y el empeoramiento es notable.

En agosto, Nius publicó en exclusiva una imagen de Juan Carlos bajando por la escalerilla del avión a su llegada a Abu Dabi. En la fotografía filtrada en las últimas horas se ve a Juan Carlos bajando de un barco en un pantalán del Club Náutico de Yas, un islote artificial donde se celebra la competición de Fórmula I a la que el rey suele acudir frecuentemente.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

El lugar se encuentra cerca de la suite del lujoso hotel Emirates Palace, propiedad de la familia real de Abu Dhabi, donde se aloja Juan Carlos. El emérito se decantó por Emiratos Árabes como destino tras su salida de España por los vínculos de amistad que mantiene con el jeque Jalifa Bin Zayed y su hermano, el heredero al trono, Mohamed Bin Zayed.

La instantánea ha hecho saltar las alarmas por el deterioro del estado físico del rey emérito, que apenas puede andar. Juan Carlos lleva traje gris y camisa blanca sin corbata, con la mascarilla puesta, y está sostenido por dos escoltas. 

La fotografía añade más especulación sobre el estado de salud de don Juan Carlos, que ya fue motivo de todo tipo de rumores días antes de la Navidad. En aquellas fechas circulaba que el emérito podría estar enfermo de coronavirus, e incluso aseguraban que había estado ingresado en el hospital Cleveland, en Abu Dabi, aunque la Casa Real lo desmintió.

El padre del rey Felipe tiene 83 años y ha sido intervenido 17 veces. La última, en verano de 2019, a corazón abierto. Desde entonces lleva un bypass aortocoronario. También tiene problemas de movilidad. Su estado de salud y el coronavirus le hicieron desistir de pasar las Navidades en España, como era su deseo.

De hecho, el estado de salud del emérito fue uno de los condicionantes que se tuvo en cuenta a la hora de gestionar su situación cuando saltaron sus escándalos fiscales. Zarzuela y Moncloa acordaron que había que alejar al rey Juan Carlos de Felipe para salvar el reinado del hijo y la monarquía en España, pero Zarzuela tuvo en cuenta en todo momento el delicado estado de salud del monarca y su avanzada edad.

Ha pasado las Navidades solo

Una vez saldadas sus cuentas con Hacienda, Juan Carlos mostró su deseo de volver a España, pero ni Zarzuela ni Moncloa eran partidarios de ello. El rey emérito no tiene ninguna causa abierta por la justicia y puede volver a España cuando lo desee, pero el rey Felipe está en el foco y el retorno del rey supondría un nuevo terremoto en la institución. 

Así que Juan Carlos ha pasado la Navidad lejos de su familia. La infanta Elena le visitó el pasado noviembre y tenía planeado volver por las fiestas con sus hijos Froilán y Victoria Federica, pero lo descartaron por la cuarentena exigida en ese país a los viajeros. El emérito pasó la Nochebuena en casa de un empresario británico residente en Abu Dhabi. 

Fue allí donde siguió con atención el discurso de su hijo Felipe VI, uno de los mensajes de Navidad de la Casa Real con más expectación. La campaña de los sectores antimonárquicos para que Felipe mencionara los escándalos de su padre hizo que todos siguieran con mucha atención las palabras del rey la noche del 24 de diciembre.

El rey Felipe evitó pronunciar el nombre de su padre y solo lo mencionó de pasada, para reafirmar su compromiso con «los principios morales y éticos» que «están por encima de cualquier consideración, incluso familiar».

La relación entre el rey emérito Juan Carlos y su hijo, el rey Felipe VI, se ha visto afectada por los escándalos del padre que ponen en peligro el reinado del hijo. Felipe renunció a la herencia de su padre en marzo de 2020 y desde entonces ha evitado mencionar su nombre en público, apoyando además la estrategia de sacar a Juan Carlos del país.