Pablo Iglesias y el rey Felipe a punto de estrecharse la mano

El rey Felipe VI no se esconde y responde a Pablo Iglesias y a Podemos

Es conocida la campaña de la formación morada contra la monarquía

Es por todos sabido que ahora mismo hay una parte del Gobierno que aunque mantiene la lealtad institucional, se ha declarado abiertamente republicana. Los ministros de Unidas Podemos, con el vicepresidente Pablo Iglesias a la cabeza, han mostrado su desacuerdo con la actual forma de estado de España y no han dudado en atacar no solo al rey emérito por las informaciones surgidas en los últimos meses, si no a toda la institución que actualmente representa en su más alto escalón el rey Felipe VI

Solo hace falta recordar una de las últimas polémicas de Podemos en sus redes sociales. La formación morada publicada hace unos días un vídeo titulado 'Monárquicos'. En él se muestra un montaje con múltiples imágenes de toda la familia real, desde la niñez de don Felipe, sus mensajes y de su padre pidiendo ejemplaridad, imágenes de Iñaki Urdangarín, los últimos titulares sobre los escándalos fiscales del emérito o el famoso momento de este pidiendo perdón tras su accidente cazando elefantes en Botswana. Y todo con la música de la conocida serie 'Narcos' de fondo. 

Y ante estos ataques que no solo van contra la monarquía si no, implícitamente, también contra su persona, la respuesta del monarca no se ha hecho esperar. Quizá no con unas palabras o actos tan directos como los del partido político, pero si con un gesto claro que denota su elegancia. 

Concretamente, ha sido con su asistencia a uno de los actos que tenía programados en su agenda de este jueves 17 de diciembre. El rey Felipe VI acudía y presidía en Madrid la inauguración de una exposición dedicada al presidente de la Segunda República, Manuel Azaña: 'Azaña: intelectual y estadista. A los ochenta años de su fallecimiento en el exilio'. Demostraba así su respeto por una figura clave en la historia de España aunque fuera de una ideología política totalmente contraria a su posición. 

El acto tenía lugar pasadas las doce del mediodía en la Biblioteca Nacional y el rey acudía acompañado entre otras autoridades por la vicepresidenta Carmen Calvo, el ministro de Cultura, Jose Manuel Rodríguez Uribes o la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet. También debería haber asistido Pedro Sánchez, pero este fue el primer acto anulado en su agenda tras verse obligado a permanecer en cuarentena.   

El precedente que había marcado el rey Juan Carlos

Pero es que está no era la primera vez que desde la monarquía española se mostraba un especial respeto a una de las principales figuras republicanas de nuestro país. Solo hace falta ver el precedente que marcaron en el año 1978 los padres del actual monarca, Don Juan Carlos y Doña Sofía

Concretamente fue en noviembre de eso año cuando los entonces reyes de España viajaron a México y se reunieron con la colonia de exiliados presente en el país latinoamericano. Y entre los allí presentes estaba una figura destaca Dolores Rivas Cherif, la viuda de Manuel Azaña. 

Ella y otros fueron recibidos en la embajada de España de manera muy afectuosa según recogían los medios en la época. Publicaciones como ABC o Informaciones hablaban entonces incluso de abrazos entre los monarcas y sus conciudadanos. Es muy conocida una imagen del rey Juan Carlos cogiendo la mano de la Dolores Rivas, que contaba con 84 años. 

También fueron muy emotivas las palabras que intercambiaron ese día. «Cuánto le hubiera gustado a Manuel vivir este día. Porque él quería la reconciliación de todos los españoles», dijo la viuda del presidente republicano a lo que el monarca contestó: «Lo sé, lo sé, he leído sus obras», antes de prometer a los exiliados que «trabajaré por todos vosotros».