La Reina Letizia con mascarilla y unas revistas en la mano con fondo oscuro

El coronavirus deja a Letizia sin su mejor momento del año

La tradicional misa de Palma no ha podido celebrarse debido al Covid-19

Nada queda de los posados familiares en Palma de Mallorca. El número de miembros de la familia que posaba para la prensa en esta fecha tan señalada ha ido descendiendo año tras años, hasta llegar al actual, donde nadie ha podido realizar el tradicional posado.

Al igual que el resto de los españoles,  los Borbones también tienen que estar confinados en sus casas, por lo que este año no podremos ver la evolución de los miembros de la familia real ante las cámaras.

La evolución de la reina Letizia

Uno de los personajes que más ha avanzado ha sido la reina Letizia. La ex periodista acudía por primera vez a Palma en 2004, poco antes de casarse. Por aquel entonces se mostraba tímida y cabizbaja, pese a contar con el apoyo de sus cuñadas y sus suegros. Una joven Letizia irrumpía en la catedral con un sencillo dos piezas.

En 2005, 2006, 2008 la actual reina de España se mantenía en un segundo plano, siempre al lado de su marido y dispuesta a dar la imagen de una mujer ejemplar.

En 2007, Letizia Ortiz declinaba asistir a la misa de Palma,  ya que estaba embarazada por aquel entonces de la infanta Sofía.

En 2009 se produjo el gran cambio. Con Cristina y Urdangarín fuera del país y con Jaime de Marichalar y la infanta Elena separados, Letizia adquiría una posición más protagonista. Durante esa Semana Santa, solo acudían a la tradicional misa de Pascua, los reyes eméritos, la reina Letizia, el rey Felipe y las hijas de ambos.

A partir del 2009 las bajas eran constantes, siendo especialmente reiterativas la del rey emérito y la de la infanta Elena. En 2015 acudía, por primera vez, a la misa como reina de España  y en 2018, vivió uno de sus momentos más dramáticos como reina  tras enfrentarse públicamente con la madre de su marido para evitar que se fotografiase con sus nietas.

Sin duda, este acto ha marcado un antes y un después en la imagen pública de Letizia Ortiz, quién ha sido duramente criticada por todas las personas fieles a la corona.