Leonor y la reina Letizia en un acto oficial

La princesa Leonor y el chasco de su nuevo colegio con su novio

La futura heredera al trono tendrá que cumplir unas normas muy estrictas en su nuevo centro educativo

A finales de verano la Princesa de Asturias pondrá rumbo a Gales para iniciar el nuevo curso. Allí está previsto que la primogénita de los Reyes de España estudie sus dos cursos de bachillerato internacional.

El UWC Atlantic College es el centro que han elegido Felipe VI y Letizia para su hija mayor, una reconocida institución que presume de un novedoso sistema implantado por el pedagogo alemán Kurt Kahn.

En este centro educativo la Princesa de Asturias iniciará una etapa crucial en su formación como futura reina de España junto a alumnos de todas las nacionalidades y de diferentes estratos económicos y sociales.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Todos ellos deberán atenerse a un «código de conducta», que recoge las estrictas reglas que tendrán que cumplir y firmar la futura heredera al trono español y sus compañeros. Si por algo se caracteriza esta normativa del centro es por ser muy estricta y rigurosa en algunas cuestiones fundamentales.

«En relación a la misión de UWC -hacer de la educación una fuerza para unir a pueblos, naciones y culturas por la paz y un futuro sostenible- se pide un compromiso con los siguientes valores: la tolerancia internacional e intercultural, la celebración de la diferencia, la integridad y responsabilidad personal, la mutua responsabilidad y respeto, compasión y servicio, respeto por el medioambiente, un sentido de idealismo, de reto personal, acción y ejemplo propio», señala la normativa del centro educativo.

«En el sentido de la UWC está el respeto por uno mismo y por los otros en todas nuestras acciones y palabras en todas las circunstancias, incluido online. Esto significa que debemos pensar en el bien común y estar dispuestos a alzarnos por encima de nuestros deseos individuales y necesidades para crear comunidades plenamente integradas. En resumen, nuestros ideales requieren de una bondad de corazón de todos los miembros de la comunidad UWC y el reconocimiento de que las normas culturales son diversas. El Código de Conducta Común es necesario para dejar las expectativas claras. Los estudiantes que aceptan una plaza en un centro de UWC se comprometen a la búsqueda de un estilo de vida saludable, que evite potenciales daños a uno mismo y a los demás», añade el texto.

Según el estricto reglamento del centro educativo en el que Leonor cursará el bachillerato internacional, está prohibido el consumo, distribución y posesión de drogas, incluyendo el tabaco, vapeo y el alcohol en las instalaciones del colegio y actividades promocionales.

Tampoco está permitida ninguna actividad sexual en las habitaciones estudiantiles y en cualquier otro espacio público o compartido. Así que nada de llevar novios al internado.

Desde el centro rechazan también cualquier tipo de violencia, donde se incluyen también las novatadas o cualquier otra forma de abuso o agresión.

Además, no se puede tomar prestado sin permiso nada y por supuesto nada de robar.

Asimismo, el centro educativo podrá poner normas adicionales, que de no cumplirse supondrán la pérdida del derecho a permanecer en su centro UWC.

Una niña modélica

Lo cierto es que Leonor es un buen ejemplo a seguir y siempre ha dado muestras de un carácter tranquilo y educado. La Princesa de Asturias nunca ha dado que hablar por su comportamiento, algo que sí han hecho sus primos Victoria Federica y Froilán.

Sin embargo, no hay que olvidar que la primogénita de los Reyes tendrá que vivir en régimen internado, donde compartirá una austera habitación junto a otras tres compañeras de diferentes procedencias. Será la primera vez que Leonor abandone el nido tanto tiempo y tendrá que arreglárselas ‘sola’ sin sus padres y su hermana cerca.

Por el momento, solo queda esperar a que Leonor ponga tierra de por medio y comprobar si ese carácter educado y ejemplar de la futura heredera al trono continúa intacto o se echa a perder.