La Reina Sofía pensativa en un acto público

La única persona que no deja sola a la reina Sofía en su cumpleaños

La Reina emérita tiene a su mejor apoyo viviendo con ella

Doña Sofía celebra hoy su cumpleaños más triste. Con la Familia Real más fragmentada que nunca, la Reina emérita cumple 82 años. 

Hace tan solo dos años, doña Sofía recibía el regalo que más deseaba, reunir en torno a la misma mesa a toda su familia. Tras los problemas judiciales de su yerno, Iñaki Urdangarín, las relaciones entre los miembros de la familia no estaban en su mejor momento, pero no dudaron en reunirse para apoyar a la Reina emérita en una fecha tan señalada.

Era la primera vez en mucho tiempo, que los reyes Felipe y Letizia se fotografiaban con la infanta Cristina, apartada de la vida oficial y enfrentada a su hermano. Allí estaba también el rey emérito que, por aquella época, mantenía una cordial relación con su esposa, algo que hacía tiempo no se daba.

Pero este año esa imagen no se repetirá. De hecho cuentan que la madre del Rey vive estos días desanimada. Y es que no poder celebrar una fecha tan importante para ella con todos los suyos le duele en el alma.

Su apoyo más grande

La marcha de don Juan Carlos I del país y su relación con Corinna Larsen han puesto en tela de juicio a la Corona Española, que vive sus días más complicados. Pero en estos tiempos de desánimo, doña Sofía sigue contando con la complicidad del Rey Felipe VI. Madre e hijo siempre han estado muy unidos, aunque se desconoce si él, su mujer y sus hijas estarán con ella el día de su cumpleaños.

La que seguro que no dejará sola a doña Sofía en esta fecha tan señalada es su hermana Irene. Juntas viven en el palacio de La Zarzuela. Irene se ha convertido en la mejor confidente y consejera de su hermana en los últimos meses. Y es que desde luego ha sido el mejor apoyo de la Reina emérita desde que su marido decidió poner tierra de por medio.

Irene de Grecia, que siempre se ha caracterizado al igual que su hermana por llevar una vida discreta y de lo más sencilla, es la mejor amiga de Doña Sofía. Además de compartir confidencias, estas hermanas también tienen en común sus aficiones por lo exotérico y lo espiritual.

Doña Sofía, acompañada de su hermana Irene
Estas hermanas son también muy buenas amigas | Twitter

Vida sana y saludable

Aunque quizá su ánimo no esté para muchas celebraciones, lo cierto es que la madre de Felipe VI llega a los 82 años en un excelente estado de forma físico. Doña Sofía tiene una salud de hierro, además de una vitalidad que para sí querrían muchas treintañeras

No es un secreto que la madre del Rey siempre se ha cuidado mucho y eso se nota. La suegra de Letizia hace años que apostó por los tratamientos naturales y por cuidar mucho su alimentación.

Doña Sofía no ha vuelto a probar la carne desde que murió su padre, el Rey Pablo de Grecia, el 6 de marzo de 1964 de un cáncer de estómago, algo que le marcó mucho. Así lo prometió en su lecho de muerte y, desde entonces, lleva a rajatabla una dieta ovolactovegetariana, en la que predominan las verduras. La menestra y la quinoa son sus platos favoritos, aunque de vez en cuando se da algún que otro capricho con los dulces.

A la Reina emérita le gusta también el ejercicio. Es habitual verla dando largos paseos por el monte de El Pardo con sus perros. Y es que mantenerse en tan buena forma física requiere de actividades como ésta. Además, no hay que olvidar que doña Sofía es una gran aficionada de la acupuntura y el pilates.