El Rey Felipe VI y la Reina Letizia vestidos de negro con mascarilla

El día que Felipe y Letizia decidieron no dormir en Barcelona por la vergüenza que pasaron

Pilar Eyre ha contado la anécdota en su blog de 'Lecturas'

Los escándalos del rey Juan Carlos han traído de cabeza a su hijo, Felipe VI. A lo largo de estos seis años de reinado, el actual monarca se ha tenido que enfrentar a múltiples frentes abiertos que han reabierto el debate sobre la monarquía.

Estas polémicas han manchado de forma directa la figura de Felipe VI, que ha tenido que hacer un esfuerzo extra para lavar su imagen y reivindicar la transparencia de la institución. 

Los intentos de Felipe VI para escenificar la ruptura con su padre, Juan Carlos I

Felipe VI ha tenido que tomar decisiones drásticas para escenificar la ruptura definitiva con el anterior reinado de su padre, vinculado a presuntas ilegalidades como el cobro de comisiones y otros posibles delitos derivados como fraude a la Hacienda Pública o blanqueo de capitales.

Así, el actual monarca tomó decisión de desvincularse de Juan Carlos I renunciando a su herencia, una decisión que apoyó firmemente la reina Letizia, consciente de que era una acción necesaria para evitar el hundimiento de la Casa Real y garantizar el reinado de Leonor.

También optó Felipe VI por retirarle a su padre la asignación del Presupuesto del Estado que le corresponde, una decisión insólita y muy drástica que ya había tomado en el pasado, cuando aprobó la retirada del ducado de Palma de Mallorca a su hermana Cristina, en junio de 2015.

Pero más allá de apagar los escándalos de su familia con decisiones contundentes a nivel institucional, Felipe VI ha intentado escenificar la ruptura que ha tenido con su padre a nivel personal y ético.

El marido de Letizia reprueba las conductas que su padre ha llevado a cabo durante su reinado, que se ha caracterizado también por las infidelidades y alto tren de vida del rey emérito.

Y es que el rey Felipe VI siempre ha estado incómodo ante las relaciones extramatrimoniales de su padre, tal y como ha confirmado recientemente Pilar Eyre en su blog de 'Lecturas'. 

La anécdota de Pilar Eyre sobre Felipe, Letizia, Juan Carlos I y Corinna Larsen

Pilar Eyre ha contado una curiosa anécdota que ha puesto de manifiesto la incomodidad de los actuales reyes ante la relación de Juan Carlos I con Corinna Larsen, que posteriormente revelaría al mundo los secretos más íntimos de su relación.

La periodista especializada en la Casa Real española ha relatado una situación ocurrida durante los premios Laureus de Barcelona, donde algunos presentes empezaron a «sospechar que entre el Rey y la alemana había una relación seria».

En ese evento, Corinna ejercía de anfitriona, dejando entrever que estaba completamente integrada dentro del círculo del rey emérito.

Con excepción de Felipe y Letizia, que se mostraron incómodos ante los gestos de complicidad entre Juan Carlos y Corinna. La situación llegó hasta el punto de que los reyes decidieron no quedarse a dormir en Barcelona y volver a Madrid por la vergüenza que habían pasado durante el evento.

«Conocía los nombres de todos, departía con la infanta Cristina e Iñaki, que la trataban con gran deferencia… Felipe y Letizia, sin embargo, pese a que debían quedarse a dormir en Barcelona después de acudir a un acto en el que se mostraron incómodos, prefirieron regresar a Madrid. Corinna y Juan Carlos intercambiaban sonrisas y miradas cómplices, ¡es tan difícil ocultar los sentimientos amorosos! Doña Sofía, obligada a quedarse en Madrid, sufría en silencio, aunque estaba ya al cabo de la calle de la relación», cuenta Pilar Eyre en 'Lecturas'.

La anécdota de la periodista se basa en una información ofrecida por la presidenta de una fundación que comió aquel día con el Rey, la alemana y otros patronos de fundaciones en Madrid.

«Muy alta, con la cabeza erguida, una forma de moverse juvenil que trasmitía energía y alegría de vivir… Bastaba que le dijera una frase a don Juan Carlos para que este se pusiera a reír a carcajadas. ¡Nunca he visto a un hombre tan perdidamente enamorado!», cuenta la testigo a Pilar Eyre.