La Reina Letizia de rojo sentada en un sofá blanco

Tras la yegua de Victoria Federica, destapan una 'mentira' de Letizia: 'Ni ocho ni dos'

El libro póstumo de Carlos García Cuevas ha sacado a la luz todos los secretos de la mujer de Felipe VI

Hace tan solo unos días salía a la luz la polémica sobre el verdadero origen de la yegua de Victoria Federica, demostrando, una vez más que la Casa Real no está atravesando su mejor momento. Ahora, la Familia Real ha vuelto a ser protagonista de la prensa por pésima noticia que les han dado desde la Fiscalía y por si esto fuera poco, acaba de destaparse una nueva mentira de Letizia. 

En el libro póstumo de Carlos García Calvo 'Letizia, de la a a la z' el autor desvela los problemas que tiene la actual reina de España con el inglés y con el alcohol. 

La gran mentira de Letizia

logo TwitterNUEVO Y GRATIS: Las noticias que a ti te gustan, ahora también en Twitter. No esperes más, pincha ahora aquí y síguenos ya. ¡TE ESPERAMOS!

«Cuando se conoció que Letizia Ortiz Rocasolano, una periodista muy culta y preparada, sería la prometida del entonces futuro rey, se alabaron las dotes de la prometida del príncipe de Asturias como lingüista, asegurándonos que hablaba nada menos que ocho idiomas». 

Sin embargo, tal y como afirma 'Jaelos', Carlos García Calvo hunde completamente a la mujer de Felipe VI y es que lo cierto es que la asturiana no habla tantas lenguas. El único idioma que domina es el castellano.

«Ni ocho ni dos. Castellano y justito», señalan desde 'El Nacional'. El autor del libro descubrió la mentira de Letizia por una anécdota que le contaron de las primeras reuniones de las princesas y reinas de Europa a las que la madre de la princesa Leonor y la infanta Sofía acudió como novata. La argentina Máxima de Holanda era su intérprete inglés-castellano y por eso siempre la sentaban a su lado. 

«Según contaban los asistentes a la boda del príncipe heredero de Dinamarca y Mary Donaldson, en su primer acto oficial como futura royal, a Letizia hubo que sentarla al lado de Máxima de los Países Bajos que, como argentina, hablaba español. Por lo visto, el inglés de Letizia por aquella época era casi inexistente».

A pesar de haber estado cubriendo alguna noticia en Estados Unidos cuando era periodista de Televisión Española, según indica Carlos García Calvo en el libro, Letizia iba al país norteamericano con un nivel de inglés casi inexistente. 

Por este motivo, el autor en su obra se pregunta cuáles son los otros idiomas que supuestamente domina la reina. «Desde entonces, la hemos escuchado hablar en catalán y en un inglés con ligero acento hispano, que sumados al español serían tres. ¿Cuáles serán los otros cinco a los que se refería su hagiógrafo?». 

Los problemas con el alcohol

«Se supone que doña Letizia no bebe alcohol en público jamás, no llegando a brindar con cava en cierta ocasión y dejando atónitos a los que vieron cómo miraba la copa indecisa, para luego no llevársela a los labios», explica el escritor argentino. 

En los brindis de Estado, los invitados están obligados a levantar las copas, llevarse el vaso a los labios y beber un sorbo tras el discurso del anfitrión. Pero la reina nunca sigue esta tradición. «Algunos llegaron a pensar que había visto una mosca flotando dentro».

Un gesto que muchos han señalado de mala educación y otros han destacado que se debe a que es una persona alcohólica que está en rehabilitación. Sin embargo, «las lenguas anabolenas aseguran que sí lo hace en privado y que entiende mucho de vino». 

Por otro lado, desde la revista 'Semana' aseguraron que Letizia «no consume alcohol en ninguna ocasión, ya sea por seguir las premisas de la dieta o, simplemente, por convicción personal».

Mochileras

Carlos García Calvo también ha destapado el apodo que utilizan algunos de sus detractores «a cuatro o cinco amigas de soltera de doña Letizia con las que solía ir a cenar o asistir a conciertos con ropa desenfadada cuando era Princesa de Asturias». 

Asimismo lo hace con los amigos de Felipe VI que no soportan que el hijo de doña Sofía se haya casado con una plebeya y a sus espaldas llaman a la asturiana «chacha».