La Infanta Elena saludando en un acto público

Crecen los rumores del noviazgo de la infanta Elena

El gran apoyo de la primogénita de Juan Carlos I podría ser su nueva pareja

El último concurso de hípica al que ha asistido la infanta Elena, celebrado en Sevilla a mediados del mes de noviembre, ha provocado que crezcan los rumores de una supuesta relación entre la primogénita de don Juan Carlos I y el sevillano Luis Astolfi

El jinete fue el gran amor de la primera hija de doña Sofía, pero terminaron rompiendo porque él no estaba preparado para la exposición mediática que suponía salir con la hija del Rey. 

Sin embargo, siempre han mantenido una gran amistad. A pesar de que la prensa se empeña en relacionarles sentimentalmente, todo parece señalar que no son nada más que amigos. 

«Son inseparables desde hace años. Es algo que ya no choca porque estamos acostumbrados a verles así», ha explicado a 'Vanitais' otra amazona que también participó en el concurso. 

Luis Astolfi fue el encargado de asesorar a la primogénita del Emérito en el recorrido de salto y en el resto de sus tareas como amazona. Los dos son grandes amantes de la equitación. «Él ayudó a la infanta con toda naturalidad, pero dudo que vuelva a ser su entrenador. Será más bien por la relación que les une». 

La última aparición de la hermana de Felipe VI fue precisamente allí, en el Campeonato de España de jinetes veteranos en el Real Club Pineda. Allí, la primogénita del Emérito consiguió llevarse la medalla de oro junto a su equipo y subirse al pódium con una gran sonrisa. 

Sin derecho a un instructor militar

Tras la abdicación de Juan Carlos I, en el año 2014, la infanta Elena pasó de ser miembro de la Familia Real a ser familia del Rey. De esta forma, se liberó de ciertas obligaciones como representar a la Corona en actos públicos. 

Pero también perdió algunos derechos, como el de tener a un entrenador hípico militar que hasta entonces se le costeaba y que a partir de ese momento debía pagar de su propio bolsillo. 

Los caballos de la infanta permanecen en las cuadras que don Juan Carlos I mandó a construir en la Zarzuela en 1987 para su primogénita y es ella misma la que se hace cargo de los costes de mantenimiento, en los que están incluidos la alimentación, el veterinario, el herrador o el mozo. 

No obstante, no parece que afrontar estos gastos suponga un problema para la hermana del Rey, quien es titular de cuentas saneadas gracias a su trabajo en la Fundación Mapfre, aunque según ha desvelado 'Vanitais' no dispone de ningún entrenador actualmente. 

Los entrenadores más destacados

A lo largo de su carrera como amazona, la infanta Elena ha tenido varios profesores de equitación. Uno de los que más le marcó fue Santiago Pérez Seoane, teniente coronel de la Guardia Real de Caballería. Murió en el 2001 y su defunción provocó una gran tristeza en ella de la que le costó recuperarse. 

También guarda un gran recuerdo de Manuel Malta da Costa, fallecido en el 2014, porque fue él el que le recomendó comprar a Qant, el que se ha convertido en su caballo favorito.

Juan Queipo, por otro lado, fue director de caballerizas de la Zarzuela y profesor de la primogénita de don Juan Carlos I de 2002 a 2006.

La infanta tuvo a su último entrenador en el año 2015: Felipe Zuleta. Con quien, además, está muy unida en lo personal, tanto que incluso llegaron a florecer rumores de romance entre ambos. Pero él está felizmente casado y es padre de dos hijos. 

Desde entonces, ha seguido su pasión por la hípica por su cuenta, tan solo con la ayuda de Luis Astolfi, quien es uno de los jinetes más destacados de la historia del salto español. Debutó con solo 14 años en competición y desde aquel momento no ha dejado de conseguir victorias e incluso ha participado cuatro veces en los Juegos Olímpicos.